BÚSQUEDAS en este blog

miércoles, 6 de diciembre de 2017

El balneario, de Carmen Martín Gaite

Carmen Martín Gaite es una escritora salmantina nacida en 1925 y fallecida en el año 2000. Licenciada en Filosofía y Letras por la universidad de Salamanca, comienza ejerciendo de actriz hasta que en 1950, con veinticinco años se traslada a Madrid y conoce, entre otros, a Ignacio Aldecoa que la introduce en los círculos literarios de la capital y a Rafael Sánchez Ferlosio con el que contraería matrimonio pocos años después. En 1955 publica esta su primera obra, «El balneario» con la que obtiene el premio Café Gijón. Continúa a lo largo de su vida publicando novelas y escritos al tiempo que colabora con numerosos medios como crítica literaria y escribe guiones para series históricas de televisión, al tiempo que ejerce de traductora de obras de conocidos autores extranjeros como Rilke o Brontë entre otros. A lo largo de su trayectoria cuenta con numerosos premios, entre los que podemos destacar el Premio Nadal en 1958 por «Entre visillos» que le lanzó a la fama, el Premio Nacional de Literatura conseguido en 1978 con «El cuarto de atrás» teniendo este como característica especial que es la primera mujer en conseguirlo y el Príncipe de Asturias de las letras en 1988. Su novela «Caperucita en Manhattan» se convirtió en el libro más vendido del año 1991; En 1997, tres años antes de su muerte, publicó «Lo raro es vivir» del que puede verse una reseña en este enlace. En 2002, la UNED publicó una semblanza de la escritora de cerca de treinta minutos de duración que puede verse en la plataforma Youtube en este enlace. La Agrupación Cultural Carmen Martín Gaite mantiene vivo su recuerdo y convoca anualmente un Certamen de Narrativa Corta para escritores de habla hispana coincidiendo con el aniversario del fallecimiento de la escritora.
 
SINOPSIS

Este libro ha sido publicado en varias ocasiones a lo largo de los años y en cada una de ellas se han ido añadiendo relatos hasta completar el número de diez presentes en esta tercera edición de 1977. Los títulos de los diez relatos son El balneario, Los Informes. La oficina, La chica de abajo, Un día de libertad, La trastienda de los ojos, Ya ni me acuerdo, Variaciones sobre un tema, Tarde de tedio y Retirada, escrito este último en 1974. Para hacerse una idea del contenido de los relatos lo mejor es leer con detenimiento el prólogo de esta edición firmado por Luis Alberto Cuenca. De ese prólogo se han obtenido las siguientes líneas. 

«El balneario» es, pues, una historia onírica que bien podríamos situar dentro de las fronteras de lo insólito, ese país que el checo Franz Kafka descubrió, conquistó y colonizó como nadie lo hizo antes que él, inaugurando un futuro en el que todavía habitamos.
«Los informes», se sitúa de lleno a la sombra de un costumbrismo naturalista, muy cerca de lo larmoyant, contándonos el drama de una chica de servir rechazada por ladrona (entonces no se llevaba lo de «supuesta») por la señora de una casa encopetada, a pesar del buen feeling que la chica tenía con Fernandito, el niño de la casa.
En «La oficina», tan siniestra por lo menos como la de Bartleby el escribiente o como la popularizada por La Codorniz, nos encontramos con perdedores como Matías Manzano y Mercedes García, maravillosamente dibujados por el pincel de Carmen, siempre dentro de la misma atmósfera asfixiante con que la escritora de Salamanca delinea las estrecheces de la clase media en sus relatos.
«La chica de abajo» no es otra que Paca, la hija de la portera, íntima amiga de Cecilia, la señorita del segundo, que la busca para dis - traer se y luego no la considera; no olviden el pañuelo, porque este cuento hace llorar lo suyo a los lectores sensibles (y hasta a los insensibles, si me apuran).
«Un día de libertad» lo escribió Carmen en el Puerto de Navacerrada (julio de 1953, poco antes de casarse con Rafael Sánchez Ferlosio), y cuenta en plan kafkiano, una vez más, el desgaste vital de una persona del montón, en este caso un individuo que decide romper con las ataduras laborales y luego se arrepiente de ese momento pleno, y efímero, de libertad.
En «La trastienda de los ojos» se hace hincapié en la importancia de la mirada. «Todo el misterio está en los ojos», defiende Martín Gaite en boca de Francisco, otra criatura perdida en la selva del mundo y en un marco de hiperprotección familiar.
La chica que protagoniza «Ya ni me acuerdo» es un ejemplo de todo eso: lo que para un ser humano constituye una jornada histórica, para otro puede significar un episodio borroso y sin interés.
«Variaciones sobre un mismo tema» cuenta el choque de Andrea, una chica de pueblo, con la gran ciudad. Quedarse, irse: cualquiera de las dos opciones habría significado para ella un fracaso.
En «Tarde de tedio» asistimos a una demostración palpable del vacío que envuelve a una mujer burguesa de cuarenta años que no sabe qué hacer con tanto aburrimiento como se agita –o, más bien, permanece inmóvil– en su interior
Y en «Retirada» el retrato de la misma mujer, en otra etapa de su tedio, se refleja en palabras que empiezan con la letra d como «desintegrar, derrota, desaliento, desorden, duda, destrucción, derrumbar, deterioro, dolor y desconcierto». Burla burlando, esas palabras, que aparecen en el relato a cuenta de una partida, jugada por la protagonista y sus hijas, al conocido juego «De La Habana ha venido un barco cargado de…», me parecen un resumen admirable de lo que viven y sienten los personajes de Carmen Martín Gaite.

COMENTARIO

Después del buen sabor de boca que recuerdo de «Lo raro es vivir», la lectura de estos relatos —escritos con mucha anterioridad— me ha dejado sentimientos encontrados. Hay que tener en cuenta que el formato de cuento o relato corto es muy especial y no da tiempo al lector a recrearse en los personajes y situaciones que se cierran en un pispas, sin dar tiempo a saborearlos. Destacaría la forma en que la autora da forma al costumbrismo de la época, con unas dotes de observadora aguda de lo cotidiano, reflotando detalles que pasan desapercibidos siempre debajo de una pátina grisácea. Intimista y femenina en sus relatos, Carmen Martín Gaite ya en aquellas épocas iniciales denotaba una sensibilidad especial que trasladaba de forma impecable a sus escritos de los que este libro es un ejemplo. Los personajes repasan sus vidas reales, y sus sueños, e inducen al lector a hacer lo propio y enfrentarse a cuestiones no resueltas. Recomendable en mi opinión la lectura de los cuentos de forma separada: la lectura del libro de forma continuada puede diluir los temas hasta no llegar a recordar alguno al cabo de pocos días.

lunes, 4 de diciembre de 2017

La lección de August, de R.J.Palacio

R. J. Palacio, cuyo nombre real es Raquel Jaramillo Palacio, nació en Nueva York donde reside junto a su familia. Es diseñadora e ilustradora y ha trabajado durante años en el campo de la ilustración para libros, soñando siempre con escribir el suyo, hasta que un día empezó a escribirle y este fue el resultado. «La lección de August» es su primera novela que fue publicada en el año 2012 pero en estas fechas de diciembre de 2017, el estreno de la película «Wonder» lo ha traído de nuevo a la actualidad.

August Pullman, «Auggie», nació con grandes deformaciones en su rostro debidas a un desorden genético conocido como disostosis mandibulofacial. Su familia, padres y hermana, se han preocupado de él desde su nacimiento y ha pasado casi una treintena de veces por los quirófanos para recomponer su aspecto. Su vida hasta ahora ha transcurrido prácticamente en casa, recibiendo clases de su madre y acompañado de su perrita Daisy y su gran afición a todo lo que se relaciona con La Guerra de las Galaxias. Solo familiares y amigos han compartido algunos momentos con él. Pero a sus diez años, los padres toman la decisión de que ha llegado la hora de enfrentarse a la realidad y asistir al colegio como un niño más, solo que él no lo es porque su aspecto le convierte en un foco de atención, y rechazo por lo general. Motivado por sus padres, ayudado por el director del colegio secundario Beecher y algunos niños elegidos que se lo muestran antes de comenzar las clases, comienza quinto curso de nuevas en un colegio nuevo con compañeros nuevos. Los comentarios y aislamientos no se hacen esperar en sus primeros días de enfrentamiento a la realidad, pero poco a poco August va aprendiendo lo que la vida le depara y consigue demostrar su inteligencia mientras solo algunos niños y niñas comparten su amistad. Tendrá que ocurrir un hecho grave en un campamento donde convergen alumnos de varios institutos para que todo quede atrás y nuestro protagonista alcance gran reconocimiento entre todos, chicos y grandes.

Se trata de un libro para público juvenil, muy jugoso, duro por momentos, que describe situaciones posiblemente reales en muchos de los colegios e institutos donde el acoso es corriente y está llegando a alcanzar niveles preocupantes sobre todo en su extensión fuera de las aulas a través de las redes. Podría ser una buena idea incorporarlo a la actividad escolar como una lectura obligatoria. La lectura es amena, a base de muchos diálogos y frases cortas, pero de gran verosimilitud y con una fuerte carga de aprendizaje que nos recuerda aquello de que «la belleza está en el interior» y no se puede juzgar a las personas por su aspecto físico y debemos de aceptar a los demás tal y como son. Recomendable lectura para adolescentes y entretenido para mayores que quieran asomarse por un momento a ese mundillo. Contiene multitud de frases y mensajes en favor de la tolerancia y la amistad que darán que pensar y llegarán sin ninguna dura a tocar la fibra de las personas por muy poco sensibles que sean.


He asistido a la película, estrenada en estos primeros días de diciembre de 2017, dirigida por Stephen Chbosky e interpretada en sus principales papeles por Jacob Tremblay en el papel de August, Izabela Vidovic en el papel de Vía, su hermana y Owen Wilson y Julia Roberts como los padres. Casi dos horas de delicia fílmica en la que muchos de los espectadores embargados por la emoción han tenido que tirar de pañuelo o de kleenex como se dice hora. Muy recomendable también, como el libro.

viernes, 1 de diciembre de 2017

El móvil, de Javier Cercas

Javier Cercas es un escritor y traductor español nacido en 1962 en Ibahernando, provincia de Cáceres, cuya familia emigró cuando contaba cuatro años a Tarragona. Desde muy joven despertó inclinaciones a la lectura y la escritura acabando licenciado y doctorado en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Barcelona. Desde 1989 es profesor en la Universidad de Gerona y alcanzó gran éxito con su tercera novela «Soldados de Salamina» que mereció elogios de escritores contrastados como Mario Vargas Llosa, Susan Sontag o John M.Cotzee. Colabora con diversos medios, especialmente prensa escrita y sus libros han sido traducidos a más de veinte idiomas. Otros libros a destacar entre los suyos son «El monarca de las sombras», «Anatomía de un instante», un muy recomendado y detallado relato de los hechos del 23-F en España, un libro que tendré que leer de nuevo para escribir una reseña en este blog y «El impostor», reseñado en este blog y accesible desde este enlace.

Javier Cercas es hoy día un autor con proyección pero esta novela, «El móvil», fue su primer trabajo en plena juventud. En ella se narra la vida de Álvaro en el momento en que centra su vida en escribir la gran novela que destaque en el mundo de la literatura y le permita convertirse en un autor de renombre. Labora por las tardes en una oficina y dedica el resto de su tiempo a estudiar los propios vecinos del edificio en el que vive a los que convierte en los personajes de su novela. Álvaro se hace el encontradizo para intimar con ellos—la portera, un anciano, una periodista y un matrimonio—, les moldea, les extrae información y en un guiño a la realidad aunque la novela es ficción, llega un desenlace en el que los vecinos parecen seguir el guion que necesita el autor para finalizar su novela en el modo exacto en que quiere hacerlo.

Aunque la escritura de este autor ha evolucionado sobremanera desde los tiempos en que se publicó este libro, es una delicia la lectura de esta pieza condensada de muy escasa longitud que se lee en un periquete. Recomendable para personas que estén en proceso de convertirse en escritores como debió ocurrir al autor en aquellos años. Escueto, con los personajes justos, con las interacciones cuidadas y medidas para focalizar la trama de la novela y con un desenlace muy logrado. Ironía sobre el asunto de lo artístico y sobre las relaciones vecinales en donde se quiere manipular la realidad para ajustarla a unos fines. En los momentos finales el relato deviene inquietante y pone en guardia al lector.

Me he acercado a su lectura por la recomendación del profesor de un taller de escritura de visionar la película «El autor», dirigida por Manuel Martín Cuenca, basada en este libro y estrenada en estos días de noviembre de 2017. Hay discrepancias entre el relato en la novela y el guion de la película que supongo estarán destinadas a la mejora artística de la misma y que no desvían significativamente el meollo de la trama. Como siempre comento, me gusta leer el libro antes de acudir a la sala, donde por cierto éramos tres personas en un día como los miércoles de afluencia mejorada por los precios especiales; no parece que la película vaya a tener mucho recorrido comercial, en mi modesta impresión. Disfrutarán más de la película aquellos que hayan leído el libro con antelación y aún más aquellos que tengan in mente el asunto de incorporar en sus vidas la escritura como afición o sustento.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Longitud, de Dava Sobel

@DavaSobel Dava Sobel nació en 1947 en Nueva York y se graduó en arte en la Universidad del Estado de Nueva York en Binghampton. Doctora honoraria por otras universidades, se ha dedicado a la escritura y el periodismo científico divulgativo colaborando con empresas de la talla de IBM o el New York Times. Su trabajo en aras de la divulgación ha sido premiado en numerosas ocasiones. Entre sus libros podemos citar además del presente «El universo de cristal», «La hija de Galileo» y «Los planetas».

Al escueto título del libro, en algunos portales se le añade el texto de «La verdadera historia de un genio solitario que resolvió el mayor problema científico de su tiempo». El libro narra la historia del científico y relojero escocés John Harrison, un genio solitario cuyos logros fueron rechazados por la élite científica de su tiempo, pero que consiguió resolver un problema aparentemente imposible: descubrir un método que permitiera a los marineros determinar la longitud exacta de su posición en el mar. No se trataba de ninguna curiosidad excéntrica: antes de descubrir la longitud, los barcos solían desviarse tanto de su rumbo que los marineros morían de inanición o de escorbuto antes de haber alcanzado ningún puerto. Necesitaban mucha suerte para llegar a su destino, ya que ninguna nave contaba con métodos fiables para establecer su posición en alta mar. Millares de vidas humanas, la expansión político-económica y las crecientes fortunas de las naciones que flotaban en los océanos dependían de este hallazgo. En 1714, el gobierno inglés convocó un concurso y ofreció una elevada recompensa para aquel que lograra desarrollar un método capaz de determinar la longitud exacta. El reto de resolver el legendario dilema lo aceptaron científicos de la talla de Galileo, Newton o Halley. (Sinopsis tomada de la entrada del libro en la editorial Anagrama).

En una actividad de la Semana de la Ciencia celebrada hace unas semanas relativa a la Esfera Armillar, uno de los asistentes mencionó este libro como aclaratorio de muchos de los temas que se estaban tratando. Una maravilla, un diamante, eso sí, para aquellos a los que les guste la historia. John Harrison, un desconocido para mí, trabajó durante cuatro décadas para conseguir un reloj perfecto que funcionase sin desviaciones en todo lugar, especialmente en las extremas condiciones que podía presentar un barco en el siglo XVIII. A pesar de todas las trabas que sus contemporáneos, especialmente los científicos, le infligieron, su tesón y su valía quedó demostrada. Hoy día llevamos un GPS en cualquiera de nuestros móviles pero todas estas historias «del pasado» nos sirven para estimar más aquello que usamos sin ser conscientes de su enorme valía. Chapó para la autora y su narración de los hechos que te llevan a una atmósfera mágica de hace siglos y a la lucha de un hombre por materializar lo imposible. Sus relojes siguen funcionando hoy en día en diversos museos británicos Un relato mágico, muy recomendable, una fascinante historia de la Astronomía en sus comienzos. Habrá que asomarse a algún libro más de esta autora para disfrutar de lo lindo. 
 
El paralelo de latitud cero está determinado por las leyes de la naturaleza, mientras que el meridiano de longitud cero se mueve, como las arenas del tiempo. Con tal diferencia, hallar la latitud es un juego de niños, y determinar la longitud, sobre todo en el mar, un dilema de adultos, con el que se debatieron las mentes más esclarecidas del mundo durante la mayor parte de la historia de la humanidad.

… en 1714, del famoso Decreto de la Longitud, en el que el Parlamento prometía una recompensa de 20.000 libras a quien propusiera una solución al problema. En 1736, un relojero desconocido llamado…

El relojero inglés John Harrison, genio de la mecánica y pionero de la ciencia de la medición exacta del tiempo con aparatos portátiles, dedicó toda su vida a esta investigación. Logró lo que Newton temía que fuera imposible: inventó un reloj que, cual llama eterna, llevaba la hora exacta desde el puerto...

En la actualidad, el H-1 se aloja y desempeña sus funciones (le dan cuerda a diario) en una caja de cristal blindado del Museo Marítimo Nacional (Inglaterra), aún en todo su esplendor y exento de fricción, haciendo…

martes, 21 de noviembre de 2017

Tantos lobos, serie BEVILACQUA Y CHAMORRO, de Lorenzo Silva

@VilaSilva La biografía y datos de Lorenzo Silva ya han sido comentados en varias ocasiones en este blog con motivo de las reseñas aparecidas de algunos de los libros de su extensa biografía: animamos al lector a usar el buscador para acceder a ellas. Este libro ha llegado a los lectores hoy 21 de noviembre de 2017 y la magia del mundo digital permite tenerlo al instante en un lector para proceder a devorarlo. En un precio contenido por debajo de los diez euros como compromiso de este autor que asume el mundo de lo digital en el tema de los libros aunque no deje de manifestar, como es lógico, su oposición a los enemigos de lo ajeno en este mundillo. Nuevas andanzas de los dos simpáticos picoletos Rubén y Virginia, más conocidos por sus apellidos Bevilacqua y Chamorro, un libro más que añadir a la larga serie de publicaciones de este prolífico autor. No quiero dejar pasar la oportunidad de mencionar mi preferido de este autor, «La sustancia interior» reseñado aquí que ya ha cumplido veinte años de su publicación y del que podemos ver una referencia en el propio blog del autor .

Como el propio autor comenta en los prolegómenos del libro, se trata de cuatro relatos de estos personajes que llevan ya más de veinte años entre nosotros y que tienen en común la juventud o infancia de las protagonistas, féminas, aparecidas muertas en diferentes circunstancias y en diferentes lugares de la geografía nacional. Dos de ellos ya habían sido publicados en prensa, aunque el autor manifiesta haberlos revisado y los otros dos son rigurosamente inéditos. Cuatro casos posibles, perfectamente verosímiles, que pudieran haber sido tomados de la vida real aunque ya se sabe que la fabulación que permite la novela los aleja de cualquier parecido con personajes o hechos reales.

Que voy a comentar de este autor a estas alturas. Mantiene el conflicto y la tensión del relato y la psicología de los dos simpáticos protagonistas sigue tan viva y chispeante como siempre. Y es que en algunos momentos ya no son dos, sino cuatro, pues el cabo Arnau y la guardia Lucía dejan sus destellos en intervenciones cortas pero enjundiosas apoyados desde Madrid por la también frecuente cabo Salgado. Sus comentarios entre ellos, con los jueces, interrogados o con los compañeros de los puestos en las que han tenido lugar los hechos no dejan de enriquecer los argumentos de las tramas y permitir al lector una sonrisa y un pensamiento de «cuanta razón le asiste». Me lo he devorado de un tirón en el mismo día de su publicación: sus poco más de treinta y cuatro mil vocablos me han sabido a poco y ya quedo a la espera de nuevas andanzas de estos personajes puestos al día, no solo en sus graduaciones sino en sus manejos de las nuevas tecnologías que el autor va introduciendo sin abusar.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Niebla en Tánger, de Cristina López Barrio

@crislopezbarrio Cristina López Barrio, madrileña, nacida en 1970, estudió derecho en la Universidad Complutense de Madrid. Simultaneó su trabajo como abogada especializada en propiedad intelectual con la literatura, dándose a conocer con una obra dedicada al mundo juvenil titulada «El hombre que se mareaba con la rotación de la Tierra (2009)», con la que obtuvo el segundo premio Villa Pozuelo de Alarcón. En 2010 publicó «La casa de los amores imposibles» con el  que pasó a la narrativa para adultos llegando a alcanzar cierto éxito y ver su libro traducido a quince idiomas. Con posterioridad ha publicado «El reloj del mundo (2012)», «El cielo en un infierno cabe (2013)» y «Tierra de brumas (2015)». Recientemente ha sido finalista del Premio Planeta 2017 con este libro «Niebla en Tánger». Más información biográfica y general sobre esta autora en el apartado «Quién soy» de su página web .

Flora Gascón, a la espera de un hijo que no llega, lleva una vida anodina en Madrid dedicada a la traducción de folletos de instrucciones de electrodomésticos y con un marido funcionario que parece quererla pero sin mucho ahínco. A espaldas de su marido lleva dos años en tratamiento con Deideé, una terapeuta argentina con la que mantiene contactos a través de Skype y que trata de ayudarla a encauzar y dar sentido a su vida. Una noche loca tiene un affaire con un misterioso caballero llamado Paul que la lleva por terrenos inexplorados pero que desaparece dejándola su teléfono, que no atiende, y un amuleto extraño que se ha llevado sin que él lo sepa. Imposible de contactar de nuevo con él, recuerda un libro que Paul estaba leyendo que la lleva a Tánger donde reside la escritora del mismo. La realidad que vive Flora se irá mezclando con el relato del libro, y con su autora y sus personajes, hasta traer al presente una historia del pasado con muchos flecos por descubrir y aclarar.

Los viernes, antes de empezar a cumplir con el sabbat, me aparto durante unas horas de la colcha y visito a mis muertos. A mi padre, en el cementerio católico; a mi madre y a mis abuelos, en el judío; y a Samir, en el musulmán. Cuando regreso a casa, las manos me huelen a arrayán, a rosas y a narcisos. Cada religión tiene su aroma. Anochece en la Medina.

La gran impresión que me causó la lectura de «La casa de los amores imposibles», reseñado anteriormente en este blog, me animaba a leer más de esta autora y por ello me he puesto con este libro pero aclaro que no por su relevancia como finalista del premio Planeta. Ya se sabe, para gustos hay colores y no siempre los premios bendicen una obra. El estilo de la autora es contundente y el desarrollo de la acción engancha al lector, aunque por momentos ciertos vericuetos de la trama entran un poco en el terreno de lo fantástico. Los personajes tienen su carga de personalidad y van ajustando sus papeles hasta llegar al desenlace final donde cada uno queda en su lugar. Una trama bien urdida por la autora mezclando hechos actuales y pasados cobre la base de un libro dentro de otro libro que a mi juicio está muy logrado. La magia de una ciudad como Tánger salta a la vista así como el tratamiento de la interrelación entre las tres culturas —judía, musulmana y católica— que demuestra una gran sensibilidad y documentación. Libro este que recomendaría de esta autora pero con menor entusiasmo que el aludido «La casa de los amores imposibles» que me temo pasó más desapercibido para el gran público.


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Regreso a Howards End (La mansión), de Edward Morgan Forster

Edward Morgan Forster nació en Londres en 1879, quedando huérfano de padre antes de los dos años. Gran parte de su infancia transcurrió en Hertfordshire Cursó estudios de literatura clásica e historia en la Universidad de Cambridge. Residió temporadas en Italia y Grecia en cuyos ambientes se inspiró para algunos de sus primeros cuentos y novelas, volviendo a los escenarios de Cambridge y Londres en «El viaje más largo (1907)», «Howard's end(1910)» que fue inicialmente publicada en castellano bajo el título de «La mansión» . Vivió también en Egipto y en la India, ambientada en su «Pasaje a la India(1924)», obra que confirmó su fama universal como novelista, aunque luego abandonó este género de la novela y se dedicó a otras modalidades literarias, como biografías, cuentos o libros de viajes y colaboró en la emisora de radio de la BBC en los años 30 y 40. Falleció en 1970.

Las hermanas Schlegel, Margaret y Helen, hacen amistad en una excursión con la familia Wilcox con lo que Helen, la menor, es invitada a pasar unos días en Howards End, una estupenda mansión rural. Parece que Paul, el hijo menor de los Wilcox y Helen se han enamorado, lo que provoca un distanciamiento entre las dos familias ya que ninguna de ellas ve con buenos ojos esta relación. Con el tiempo, los Wilcox se trasladan a vivir cerca de las hermanas con lo que se restablece la relación y de forma más profuna especialmente entre Margaret y la señora Wilcox, que fallece al poco tiempo y deja ante su familia y en un documento no legal, la casa a Margaret. La casa será retenida por la familia Wilcox pero con el tiempo Margaret se convertirá en la señora Wilcox al casarse con el viudo. Mientras tanto Helen conoce a un oficinista cuya mujer tuvo una relación extramatrimonial con el señor Wilcox, que enturbia las relaciones de los recién casados. Helen, tratando de ayudar al oficinista le hace abandonar su trabajo y queda en la indigencia, lo que complica más su relación con Helen y con el nuevo matrimonio Wilcox.

Quiero empezar destacando lo que más me ha llamado la atención que no es otra cosa sino el concienzudo estudio psicológico de los personajes, de todos ellos, en mayor o menor medida. Con una prosa cuidada y elegante, muy precisa, el autor cautiva al lector en los comportamientos del ser humano desenvolviéndose en la hipocresía de la sociedad inglesa de comienzos del siglo XX. Crítica social que puede devenir en ironía en algunas fases del relato mostrando las actitudes de los personajes ante la vida, las relaciones y la amistad. Excelentes descripciones del ambiente y las casas en un diseccionamiento de las barreras entre las clases sociales del momento. Hay una adaptación cinematográfica dirigida por James Ivory con Anthony Hopkins, Vanesa Redgrave y Enma Thompson como actores en los principales papeles. Con ser una buena película, no consigue profundizar lo suficiente en la psicología de los personajes, mucho más conseguida en la novela.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Que no te quiten el sueño. El método Estivill para el insomnio de los adultos, de Eduard Estivill

@Dr_Estivill Eduard Estivill, nacido en Barcelona en 1948, médico especializdo en temas de sueño, es el director de la Unidad de Alteraciones del Sueño del Instituto Dexeus de Barcelona, España. Experto en la atención a personas con problemas relacionados con el sueño, participa en numerosos programas de investigación en ese campo tanto de sociedades españolas como extranjeras. Se hizo mundialmente famoso por su libro de autoayuda titulado «Duérmete niño», traducido a una veintena de idiomas y que ha sido leído miles de padres atribulados por el sueño de sus niños.

El libro que comentamos hoy podría ser considerado la versión para adultos de su famoso método. Los problemas del sueño afectan también a los adultos por diferentes motivos que pueden venir derivados de la salud, el trabajo a turnos, mobbing, problemas familiares o financieros, ruido, dormitorios inadecuados, costumbres arraigadas, alimentación, etc. etc. Con numerosos consejos y pautas, encontraremos la mejor manera de estar bien despiertos durante el día y descansar conveniente y suficientemente por las noches para poder rendir en nuestras actividades diarias. Por otro lado conoceremos información sobre las fases del sueño y quizá descubramos algunas cuestiones novedosas como que la falta de un sueño reparador y suficiente puede favorecer cuestiones como la obesidad.

Librito ameno, que se lee con suma facilidad y que nos aporta conocimiento y consejos, que si bien muchos de ellos son ya sabidos, no está de más volverlos a recordar. A medida que las personas se van haciendo mayores, las pautas del sueño cambian y pueden cronificarse si no se toman medidas. También sucesos puntuales, como la toma de un determinado medicamento, puede tener efectos secundarios y derivar en insomnios no deseados que podremos (intentar) corregir siguiendo los acertados consejos aportados en las páginas de este libro. Ya leí y varias veces en su día el relativo a los niños y la lectura de este me ha resultado muy instructiva, habiendo resuelto numerosos interrogantes, fijado ideas y descubierto algunas curiosidades, algunas de ellas del mundo animal, muy reveladoras.

sábado, 28 de octubre de 2017

El ferrocarril subterráneo, de Colson Whitehead

@colsonwhitehead ‏Colson Whitehead nació en 1969 en Nueva York. Después de graduarse en Harvard College comenzó a escribir revisiones y reseñas de música, libros y programas de televisión. Con su primera novela «La intuicionista», publicada en el año 2000, fue finalista del PEN/Hemingway y obtuvo algún otro premio. Ha publicado varias novelas que han conseguido algunos premios de relevancia. Ha ejercido de profesor en varias universidades entre las que destacan Columbia y Princeton. «El ferrocarril subterráneo» es su última novela y con ella ha obtenido el Premio Pulitzer 2017, el National Book Award de 2016 y ha ocupado el número uno en la lista de bestsellers del New York Times. Reside en Nueva York y podemos acceder a más información en su página web haciendo clic en este enlace.

El autor ha llevado a la realidad novelística una idea extraída del nombre de una agrupación clandestina del siglo XIX en EE.UU. llamada como el título del libro, que ayudaba a huir a los esclavos en ese país hasta convertirlos en ciudadanos libres. La protagonista principal es Cora, una esclava especial por su carácter que en un momento determinado decide escapar de una plantación de algodón junto a otro esclavo, Caesar, que acaba convenciéndola de sus posibilidades de éxito. Pero en la zona hay un cazador persistente y exitoso de esclavos fugados llamado Rigdeway, que tiene la espinita clavada de no haber atrapado anteriormente a Mabel, la madre de Cora, y se tomará el asunto de la persecución y capturar como algo personal. Localizará a Cora pero diversas vicisitudes que no podemos desvelar aquí mantendrán la tensión narrativa en diversos escenarios y ambientes de la época.

La vieja historia de la explotación de seres humanos por tener un color de piel diferente se nos desvela en esta novela en toda su crudeza. Las vicisitudes de la historia de la protagonista, sus compañeros y los blancos que le ayudan nos podrán la piel de gallina en diferentes pasajes de la historia al mostrarnos como seres humanos eran tratados como si no valieran nada, peor que animales e incluso hasta su muerte. El asunto del ferrocarril pone un punto de inverosimilitud a la novela adentrándola en el mundo de lo fantástico. La tensión narrativa sufre altibajos y eso me impide catalogarla como una novela redonda, a pesar de estar ensalzada en numerosos medios en estos días que han motivado mi acercamiento a ella. Diferentes escenarios, como cuando Cora permanece encerrada durante meses en el altillo de una casa, dan valor a la novela y hacen merecer su lectura, si sabemos sobreponernos a esos momentos fantásticos o intrascendentes. Ahora me alegro de haberla leído por la parte humana de la historia pero la recomendaría con ciertas reservas.

sábado, 21 de octubre de 2017

Los restos del día de Kazuo Ishiguro

Kazuo Ishiguro nació en Nagasaki, Japón, en 1954 pero a los seis años se trasladó a Inglaterra donde reside habiendo adquirido la nacionalidad británica en 1982. Imbuido de espíritu occidental, mezcla sus vivencias con sus ancestros orientales como se refleja en su novela Un artista en un mundo flotante. Como algunas de sus novelas, Los restos del día, publicada en 1989, está ambientada en el pasado aunque también ha destacado como escritor de ciencia ficción en su Nunca me abandones. Ha conseguido numerosos premios a lo largo de su trayectoria como escritor teniendo como más relevante el Premio Nobel de Literatura concedido en el presente año de 2017.

La narración está ambientada en la Inglaterra en los años cincuenta del siglo XX. Stevens ha sido mayordomo en la mansión de Darlington Hall sirviendo a lord Darlington durante más de treinta años. A su fallecimiento, la propiedad pasa a manos de un norteamericano que mantiene al mayordomo en su puesto. Con motivo de su ausencia por un viaje a EE.UU. durante unas semanas, el nuevo propietario anima a Stevens a tomarse sus primeras vacaciones, prestándole el coche de su antiguo patrón con la gasolina pagada. Con diferentes vicisitudes a lo largo de su viaje, cruzará Inglaterra para visitar a la señora Benn —que de soltera era la señorita Kenton y fue durante muchos años ama de llaves de la mansión— con la esperanza de poderla contratar de nuevo. Tuvieron muchas diferencias sobre la manera de enfocar y llevar a cabo sus respectivos cometidos pero mantuvieron siempre un tono profesional y respetuoso. Stevens aprovecha el viaje para brindarnos sus numerosos recuerdos sobre los personajes que habitaron y visitaron la casa y los sucesos ocurridos en ella a lo largo de tantos años.

Los mayordomos ingleses de mansiones han sido siempre una leyenda y el protagonista de esta novela es un prototipo de ellos. Narrando en primera persona sus recuerdos e impresiones con diálogos sencillos y un lenguaje cautivador mete al lector en un mundo especial en el que prima la dignidad por encima de otras virtudes como la fidelidad y un saber estar en cualquier situación incluso por encima de sus propios asuntos personales, como puede ser, en la novela, la muerte de su propio padre al que no pudo atender por tener una visita importante en la casa. Como digo, una prosa elegante y cuidada despliega ante el lector un sinfín de imágenes que desvelan la realidad del personaje a lo largo de su vida dedicada por entero a su quehacer como mayordomo. El resto de los personajes de la novela son secundarios excepto la señorita Kenton que tiene alguna preponderancia en el relato sin llegar a eclipsar al señor Stevens.

En 1993 se estrenó la película titulada Lo que queda del día (The Remains of the Day en inglés), dirigida por James Ivory e interpretada por Anthony Hopkins, Emma Thompson y Christopher Reeve como actores principales. He hecho el esfuerzo de visionarla con los diálogos y subtítulos en inglés resultando una verdadera delicia pero, como digo siempre, después de leer el libro, pues como lector se generan imágenes propias que no siempre coinciden en calidad y cantidad con las de la película. Un libro muy recomendable para disfrutar y acercarse al reciente premio Nobel y disfrutar de esa flema inglesa que ha estado tan de moda en series televisivas como Arriba y abajo o Downtown Abbey entre otras.

martes, 17 de octubre de 2017

Eva (FALCÓ 02), de Arturo Pérez Reverte

@perezreverte Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez, nacido en Cartagena, Murcia, en 1951, es Académico de la Lengua en la que ocupa el sillón «T». Tras veintiún años cubriendo conflictos internacionales de guerra como corresponsal de prensa, radio y televisión, está dedicado por entero al mundo de la literatura. Desde hace veinticinco años escribe una página de opinión de forma continua en la revista semanal «XLSemanal». Activo tuitero, es cofundador y editor en «Zenda», siendo su bibliografía extensa y mundialmente conocida. Varios de sus libros han sido llevados al cine y la televisión y algunos de ellos han sido reseñados en este blog y pueden encontrarse utilizando el buscador del mismo. Toda información acerca de él puede encontrarse en su página web personal .

En esta segunda entrega de la serie dedicada a Lorenzo Falcó, el protagonista aparece brevemente en cortas acciones en Lisboa, Salamanca y Sevilla para recalar en Tánger donde tiene lugar el grueso de la acción. Estamos en plena Guerra Civil Española cuando el barco republicano Mount Castle, cargado con treinta toneladas de oro, ha burlado el acoso del destructor «nacional» Martín Álvarez y ha conseguido refugiarse en el puerto de Tánger al que ha arribado igualmente su perseguidor. A los pocos días ambos barcos deberán abandonar el puerto siguiendo los convenios internacionales y con ello el republicano, más lento y escasamente armado, está condenado a rendirse o ser hundido. En esos escasos días se desarrolla la acción y serán los que permitirán a Falcó moverse como pez en el agua en el avispero en que se ha convertido la ciudad para establecer negociaciones con los dos capitanes de los barcos para evitar el desastre, en medio de un mundo de espías, agentes, comisionados de ambos bandos e internacionales, sobornos, encerronas, peleas y trifulcas. Eva, que fue salvada de una muerte cierta por Falcó en las postrimerías del libro anterior, reaparece en este relato como una agente soviética a bordo del barco republicano aunque inoperativa hasta pasado el mediodía de la obra pero intervendrá de forma señalada en el desenlace.

La magia de internet me ha permitido esta mañana encender mi libro electrónico, activar la conexión wifi y disponer en él de este libro que ha visto a la luz hoy y que había adquirido en preventa en un conocido portal. No he podido resistir la tentación de asomarme a su interior y eso ha sido mi perdición porque con los intervalos normales de la acción diaria no he parado hasta devorármelo: no se puede decir de una sentada, pero casi. El personaje de Lorenzo Falcó vuelve a la acción menos de un año después de su nacimiento y con todas sus características, que muy bien define su amiga Moira Nikolaos en el relato: guapo rufián, cochino embustero, de vida incierta y peligrosa, tipo desvergonzado e infame, de sonrisa insolente, de mirada peligrosa, embaucador, buena mano con las mujeres… características todas definidas en la novela anterior y reafirmadas en esta. Los diálogos entre los personajes son chispeantes y acertados, con una fina ironía y de tremendo alcance que provocan al lector y las puestas en escena y los desarrollos de las acciones muy cuidados por el autor, que no rehúye explicitar escenas violentas o de sexo cuando la ocasión lo requiere. A pesar de haber dos barcos en el trasfondo de la obra, no ha salido a relucir más allá de lo justo la vena marinera del autor.

Como ya ocurriera en la entrega anterior, de la que puede verse una reseña en este enlace, el asunto de Guerra Civil Española es absolutamente tangencial y sirve como referencia a una época y a unos asuntos pero sin ir más allá. Para pasar un buen rato disfrutando de las andanzas de este dandy español a la espera de nuevas entregas en el futuro.


sábado, 7 de octubre de 2017

Dejé de pronunciar tu nombre. La vida prohibida de Carmen Díez de Rivera, de Luis Herrero

Luis Francisco Herrero-Tejedor Algar, más conocido como Luis Herrero, es un periodista y escritor nacido en 1955 en Castellón de la Plana. Licenciado en periodismo por la Universidad de Navarra en 1978 ha participado desde entonces en numerosos medios escritos y audiovisuales de primera línea y de alcance nacional. Por unos años estuvo en política como europarlamentario por el Partido Popular y en la actualidad dirige el programa «En casa de Herrero» en esRadio y colabora con numerosos medios de forma escrita o asistiendo a tertulias. Entre sus libros publicados podemos citar «Los que le llamábamos Adolfo (2007)», «En Vida de Antonio Herrero (2008)», «El Tercer Disparo (2009)» y «Los días entre el mar y la muerte (2011)». El que hoy reseñamos, «Dejé de pronunciar tu nombre» ha visto la luz en este año de 2017.

Carmen Díez de Rivera fue uno de los personajes importantes en la época de mediados de los setenta del siglo pasado, siendo conocida como «La musa de la Transición». Gran desconocida por el público en general, sus «encontronazos» con Adolfo Suárez, siendo su jefa de Gabinete y mano derecha, en momentos vitales de la historia reciente de España contribuyeron posiblemente a una aceleración de los acontecimientos entre los que sobresale la legalización del Partido Comunista de España. En el libro se relata la apasionante vida de esta mujer especial, hija de marqueses pero que fue en todo momento un «verso libre» y una mujer adelantada a su tiempo. Permaneció soltera por un suceso desgarrador amoroso, viajó por Europa, estuvo como cooperante en África y cultivó muchas enemistades por su manera de desenvolverse, aunque entre sus amistades figuraron grandes personalidades de la época: políticos, militares, periodistas e incluso de los por aquel entonces príncipes Juan Carlos y Sofía. Murió a los cincuenta y siete años, en 1999, de un cáncer de mama mal diagnosticado que se convirtió en otro mayor, siendo enterrada de forma especial en un convento de monjas de la localidad abulense se Arenas de San Pedro, del que la superiora era familiar suyo. Antes de su muerte dictó sus memorias a la periodista Ana Romero.

Como indica el autor en las postrimerías del libro, se trata de una novela histórica en cuanto a los acontecimientos políticos y los personajes de la época y una historia novelada de la participación de Carmen en algunos de los hechos. Utilizando una continua y calculada anacronía en la sucesión de los capítulos, el autor nos asoma a los diferentes hechos importantes de la vida oficial y privada de Carmen, sus relaciones y pensamientos en los diferentes escenarios en los que se desenvolvió. La lectura es fácil y agradable, muy entretenida, con diálogos ajustados y brillantes y podrá servir de repaso o aprendizaje según los conocimientos previos o recuerdos del lector sobre los hechos de la época.

No puedo dejar de hacer una referencia a otro libro tremendamente similar a este cual es «El triángulo de la transición», de Ana Romero, que ya degusté hace varios años y cuya reseña en este blog puede accederse en este enlace. Como menciono, el contenido de los libros es muy similar pudiendo considerar el de Ana Romero como más técnico y detallista y este por el contrario más novelado. Todas las comparaciones son odiosas, pero de tener que decantarme por uno, elegiría el de Ana Romero. El hecho de tener algún conocimiento de los hechos me da para felicitar al autor por haber escondido el por qué no pudo llegar a cuajar el gran amor de Carmen, del que se informa en los momentos finales del libro por esos ya comentados saltos adelante y atrás. En el penúltimo párrafo se vuelve sobre el tema pero se deja sin resolver de una forma explícita aunque da un dato sobre el padre de Carmen que puede hacer pensar al lector.

Y ya puestos a conectar libros, parece que habrá que echar un ojo cuando haya tiempo al antecesor de estos: «Lo que escondían sus ojos», de Nieves Herrero, que transcurre recién acabada la Guerra Civil Española y una de las principales protagonistas es Sonsoles de Icaza, marquesa de Llanzol, madre de Carmen Díez de Rivera.

martes, 3 de octubre de 2017

La sirena viuda. De Mario Benedetti

Uruguayo de nacimiento, Mario Benedetti —Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia—nació bajo el signo de virgo en 1920 y tras deambular en sus primeros años por algunas poblaciones, cuando contaba cuatro años llega a la capital, Montevideo. Tras unos primeros años de estudios, con catorce comienza su etapa laboral trabajando en una empresa de repuestos para automóviles. Muy activo en diversas etapas de su vida en el mundo público, en 1973 y con motivo del golpe de estado tuvo que abandonar Uruguay, residiendo en Buenos Aires, Perú, Cuba y Madrid, alejado de su esposa que permaneció en el país por motivos familiares. Consiguió regresar en 1983 y desde entonces estuvo volcado en su actividad literaria, recibiendo numerosos premios internacionales hasta su fallecimiento, que tuvo lugar en mayo de 2009. Su obra es muy prolífica en diferentes géneros y en ella refleja la angustia de sus compatriotas por encontrar salidas a las circunstancias políticas impuestas por los militares no solo en su país sino en muchos de los países vecinos. Por reflejar alguna de sus obras, podemos destacar «La tregua», «Gracias por el fuego» o «Andamios» publicada en 1997 donde transmite sus impresiones personales en el regreso tras el exilio. Otro de sus libros, «Primavera con una esquina rota» ha sido ya reseñado en este blog y su contenido puede accederse en el siguiente enlace. Cultivó también el género poético-musical junto a intérpretes como Joan Manuel Serrat.

El libro está compuesto por una serie de relatos-cuentos cortos sobre temas diferentes. En esta antología, el mismo Benedetti ha seleccionado sus mejores cuentos de sus libros Montevideanos (1962), La muerte y otras sorpresas (1968), Con y sin nostalgia (1977), Geografías (1984) y Despistes y franquezas (1989). El amor en todas sus formas, la vida, la muerte, el exilio y numerosas anécdotas cotidianas de la vida sencilla se dan cita en estos relatos que nos brindan el placer del descubrimiento de escenas cercanas.

Un librito de 197 páginas en su edición de bolsillo con apenas cuarenta y tres mil vocablos en su edición electrónica. Destila humor e ironía por todos sus poros a la vez que un gran ingenio y una suprema capacidad de síntesis que requieren los buenos cuentos, que en su brevedad permiten grandes desarrollos. Para leer no de un tirón sino entremezclando con otras lecturas para disfrutar de la prosa elegante y cuidada, casi poética en algunos párrafos y por momentos plagada de vocablos trastocados del español de allende que despiertan la evocación del lector, algunas veces difícil de conseguir como en el cuento que versa sobre fútbol. La vida de los uruguayos en la segunda mitad del siglo XX, con sus muchos problemas pero sin perder la ilusión y y manteniendo la esperanza en alcanzar una vida mejor.