BÚSQUEDAS en este blog

sábado, 25 de noviembre de 2017

Longitud, de Dava Sobel

@DavaSobel Dava Sobel nació en 1947 en Nueva York y se graduó en arte en la Universidad del Estado de Nueva York en Binghampton. Doctora honoraria por otras universidades, se ha dedicado a la escritura y el periodismo científico divulgativo colaborando con empresas de la talla de IBM o el New York Times. Su trabajo en aras de la divulgación ha sido premiado en numerosas ocasiones. Entre sus libros podemos citar además del presente «El universo de cristal», «La hija de Galileo» y «Los planetas».

Al escueto título del libro, en algunos portales se le añade el texto de «La verdadera historia de un genio solitario que resolvió el mayor problema científico de su tiempo». El libro narra la historia del científico y relojero escocés John Harrison, un genio solitario cuyos logros fueron rechazados por la élite científica de su tiempo, pero que consiguió resolver un problema aparentemente imposible: descubrir un método que permitiera a los marineros determinar la longitud exacta de su posición en el mar. No se trataba de ninguna curiosidad excéntrica: antes de descubrir la longitud, los barcos solían desviarse tanto de su rumbo que los marineros morían de inanición o de escorbuto antes de haber alcanzado ningún puerto. Necesitaban mucha suerte para llegar a su destino, ya que ninguna nave contaba con métodos fiables para establecer su posición en alta mar. Millares de vidas humanas, la expansión político-económica y las crecientes fortunas de las naciones que flotaban en los océanos dependían de este hallazgo. En 1714, el gobierno inglés convocó un concurso y ofreció una elevada recompensa para aquel que lograra desarrollar un método capaz de determinar la longitud exacta. El reto de resolver el legendario dilema lo aceptaron científicos de la talla de Galileo, Newton o Halley. (Sinopsis tomada de la entrada del libro en la editorial Anagrama).

En una actividad de la Semana de la Ciencia celebrada hace unas semanas relativa a la Esfera Armillar, uno de los asistentes mencionó este libro como aclaratorio de muchos de los temas que se estaban tratando. Una maravilla, un diamante, eso sí, para aquellos a los que les guste la historia. John Harrison, un desconocido para mí, trabajó durante cuatro décadas para conseguir un reloj perfecto que funcionase sin desviaciones en todo lugar, especialmente en las extremas condiciones que podía presentar un barco en el siglo XVIII. A pesar de todas las trabas que sus contemporáneos, especialmente los científicos, le infligieron, su tesón y su valía quedó demostrada. Hoy día llevamos un GPS en cualquiera de nuestros móviles pero todas estas historias «del pasado» nos sirven para estimar más aquello que usamos sin ser conscientes de su enorme valía. Chapó para la autora y su narración de los hechos que te llevan a una atmósfera mágica de hace siglos y a la lucha de un hombre por materializar lo imposible. Sus relojes siguen funcionando hoy en día en diversos museos británicos Un relato mágico, muy recomendable, una fascinante historia de la Astronomía en sus comienzos. Habrá que asomarse a algún libro más de esta autora para disfrutar de lo lindo. 
 
El paralelo de latitud cero está determinado por las leyes de la naturaleza, mientras que el meridiano de longitud cero se mueve, como las arenas del tiempo. Con tal diferencia, hallar la latitud es un juego de niños, y determinar la longitud, sobre todo en el mar, un dilema de adultos, con el que se debatieron las mentes más esclarecidas del mundo durante la mayor parte de la historia de la humanidad.

… en 1714, del famoso Decreto de la Longitud, en el que el Parlamento prometía una recompensa de 20.000 libras a quien propusiera una solución al problema. En 1736, un relojero desconocido llamado…

El relojero inglés John Harrison, genio de la mecánica y pionero de la ciencia de la medición exacta del tiempo con aparatos portátiles, dedicó toda su vida a esta investigación. Logró lo que Newton temía que fuera imposible: inventó un reloj que, cual llama eterna, llevaba la hora exacta desde el puerto...

En la actualidad, el H-1 se aloja y desempeña sus funciones (le dan cuerda a diario) en una caja de cristal blindado del Museo Marítimo Nacional (Inglaterra), aún en todo su esplendor y exento de fricción, haciendo…

martes, 21 de noviembre de 2017

Tantos lobos, serie BEVILACQUA Y CHAMORRO, de Lorenzo Silva

@VilaSilva La biografía y datos de Lorenzo Silva ya han sido comentados en varias ocasiones en este blog con motivo de las reseñas aparecidas de algunos de los libros de su extensa biografía: animamos al lector a usar el buscador para acceder a ellas. Este libro ha llegado a los lectores hoy 21 de noviembre de 2017 y la magia del mundo digital permite tenerlo al instante en un lector para proceder a devorarlo. En un precio contenido por debajo de los diez euros como compromiso de este autor que asume el mundo de lo digital en el tema de los libros aunque no deje de manifestar, como es lógico, su oposición a los enemigos de lo ajeno en este mundillo. Nuevas andanzas de los dos simpáticos picoletos Rubén y Virginia, más conocidos por sus apellidos Bevilacqua y Chamorro, un libro más que añadir a la larga serie de publicaciones de este prolífico autor. No quiero dejar pasar la oportunidad de mencionar mi preferido de este autor, «La sustancia interior» reseñado aquí que ya ha cumplido veinte años de su publicación y del que podemos ver una referencia en el propio blog del autor .

Como el propio autor comenta en los prolegómenos del libro, se trata de cuatro relatos de estos personajes que llevan ya más de veinte años entre nosotros y que tienen en común la juventud o infancia de las protagonistas, féminas, aparecidas muertas en diferentes circunstancias y en diferentes lugares de la geografía nacional. Dos de ellos ya habían sido publicados en prensa, aunque el autor manifiesta haberlos revisado y los otros dos son rigurosamente inéditos. Cuatro casos posibles, perfectamente verosímiles, que pudieran haber sido tomados de la vida real aunque ya se sabe que la fabulación que permite la novela los aleja de cualquier parecido con personajes o hechos reales.

Que voy a comentar de este autor a estas alturas. Mantiene el conflicto y la tensión del relato y la psicología de los dos simpáticos protagonistas sigue tan viva y chispeante como siempre. Y es que en algunos momentos ya no son dos, sino cuatro, pues el cabo Arnau y la guardia Lucía dejan sus destellos en intervenciones cortas pero enjundiosas apoyados desde Madrid por la también frecuente cabo Salgado. Sus comentarios entre ellos, con los jueces, interrogados o con los compañeros de los puestos en las que han tenido lugar los hechos no dejan de enriquecer los argumentos de las tramas y permitir al lector una sonrisa y un pensamiento de «cuanta razón le asiste». Me lo he devorado de un tirón en el mismo día de su publicación: sus poco más de treinta y cuatro mil vocablos me han sabido a poco y ya quedo a la espera de nuevas andanzas de estos personajes puestos al día, no solo en sus graduaciones sino en sus manejos de las nuevas tecnologías que el autor va introduciendo sin abusar.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Niebla en Tánger, de Cristina López Barrio

@crislopezbarrio Cristina López Barrio, madrileña, nacida en 1970, estudió derecho en la Universidad Complutense de Madrid. Simultaneó su trabajo como abogada especializada en propiedad intelectual con la literatura, dándose a conocer con una obra dedicada al mundo juvenil titulada «El hombre que se mareaba con la rotación de la Tierra (2009)», con la que obtuvo el segundo premio Villa Pozuelo de Alarcón. En 2010 publicó «La casa de los amores imposibles» con el  que pasó a la narrativa para adultos llegando a alcanzar cierto éxito y ver su libro traducido a quince idiomas. Con posterioridad ha publicado «El reloj del mundo (2012)», «El cielo en un infierno cabe (2013)» y «Tierra de brumas (2015)». Recientemente ha sido finalista del Premio Planeta 2017 con este libro «Niebla en Tánger». Más información biográfica y general sobre esta autora en el apartado «Quién soy» de su página web .

Flora Gascón, a la espera de un hijo que no llega, lleva una vida anodina en Madrid dedicada a la traducción de folletos de instrucciones de electrodomésticos y con un marido funcionario que parece quererla pero sin mucho ahínco. A espaldas de su marido lleva dos años en tratamiento con Deideé, una terapeuta argentina con la que mantiene contactos a través de Skype y que trata de ayudarla a encauzar y dar sentido a su vida. Una noche loca tiene un affaire con un misterioso caballero llamado Paul que la lleva por terrenos inexplorados pero que desaparece dejándola su teléfono, que no atiende, y un amuleto extraño que se ha llevado sin que él lo sepa. Imposible de contactar de nuevo con él, recuerda un libro que Paul estaba leyendo que la lleva a Tánger donde reside la escritora del mismo. La realidad que vive Flora se irá mezclando con el relato del libro, y con su autora y sus personajes, hasta traer al presente una historia del pasado con muchos flecos por descubrir y aclarar.

Los viernes, antes de empezar a cumplir con el sabbat, me aparto durante unas horas de la colcha y visito a mis muertos. A mi padre, en el cementerio católico; a mi madre y a mis abuelos, en el judío; y a Samir, en el musulmán. Cuando regreso a casa, las manos me huelen a arrayán, a rosas y a narcisos. Cada religión tiene su aroma. Anochece en la Medina.

La gran impresión que me causó la lectura de «La casa de los amores imposibles», reseñado anteriormente en este blog, me animaba a leer más de esta autora y por ello me he puesto con este libro pero aclaro que no por su relevancia como finalista del premio Planeta. Ya se sabe, para gustos hay colores y no siempre los premios bendicen una obra. El estilo de la autora es contundente y el desarrollo de la acción engancha al lector, aunque por momentos ciertos vericuetos de la trama entran un poco en el terreno de lo fantástico. Los personajes tienen su carga de personalidad y van ajustando sus papeles hasta llegar al desenlace final donde cada uno queda en su lugar. Una trama bien urdida por la autora mezclando hechos actuales y pasados cobre la base de un libro dentro de otro libro que a mi juicio está muy logrado. La magia de una ciudad como Tánger salta a la vista así como el tratamiento de la interrelación entre las tres culturas —judía, musulmana y católica— que demuestra una gran sensibilidad y documentación. Libro este que recomendaría de esta autora pero con menor entusiasmo que el aludido «La casa de los amores imposibles» que me temo pasó más desapercibido para el gran público.


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Regreso a Howards End (La mansión), de Edward Morgan Forster

Edward Morgan Forster nació en Londres en 1879, quedando huérfano de padre antes de los dos años. Gran parte de su infancia transcurrió en Hertfordshire Cursó estudios de literatura clásica e historia en la Universidad de Cambridge. Residió temporadas en Italia y Grecia en cuyos ambientes se inspiró para algunos de sus primeros cuentos y novelas, volviendo a los escenarios de Cambridge y Londres en «El viaje más largo (1907)», «Howard's end(1910)» que fue inicialmente publicada en castellano bajo el título de «La mansión» . Vivió también en Egipto y en la India, ambientada en su «Pasaje a la India(1924)», obra que confirmó su fama universal como novelista, aunque luego abandonó este género de la novela y se dedicó a otras modalidades literarias, como biografías, cuentos o libros de viajes y colaboró en la emisora de radio de la BBC en los años 30 y 40. Falleció en 1970.

Las hermanas Schlegel, Margaret y Helen, hacen amistad en una excursión con la familia Wilcox con lo que Helen, la menor, es invitada a pasar unos días en Howards End, una estupenda mansión rural. Parece que Paul, el hijo menor de los Wilcox y Helen se han enamorado, lo que provoca un distanciamiento entre las dos familias ya que ninguna de ellas ve con buenos ojos esta relación. Con el tiempo, los Wilcox se trasladan a vivir cerca de las hermanas con lo que se restablece la relación y de forma más profuna especialmente entre Margaret y la señora Wilcox, que fallece al poco tiempo y deja ante su familia y en un documento no legal, la casa a Margaret. La casa será retenida por la familia Wilcox pero con el tiempo Margaret se convertirá en la señora Wilcox al casarse con el viudo. Mientras tanto Helen conoce a un oficinista cuya mujer tuvo una relación extramatrimonial con el señor Wilcox, que enturbia las relaciones de los recién casados. Helen, tratando de ayudar al oficinista le hace abandonar su trabajo y queda en la indigencia, lo que complica más su relación con Helen y con el nuevo matrimonio Wilcox.

Quiero empezar destacando lo que más me ha llamado la atención que no es otra cosa sino el concienzudo estudio psicológico de los personajes, de todos ellos, en mayor o menor medida. Con una prosa cuidada y elegante, muy precisa, el autor cautiva al lector en los comportamientos del ser humano desenvolviéndose en la hipocresía de la sociedad inglesa de comienzos del siglo XX. Crítica social que puede devenir en ironía en algunas fases del relato mostrando las actitudes de los personajes ante la vida, las relaciones y la amistad. Excelentes descripciones del ambiente y las casas en un diseccionamiento de las barreras entre las clases sociales del momento. Hay una adaptación cinematográfica dirigida por James Ivory con Anthony Hopkins, Vanesa Redgrave y Enma Thompson como actores en los principales papeles. Con ser una buena película, no consigue profundizar lo suficiente en la psicología de los personajes, mucho más conseguida en la novela.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Que no te quiten el sueño. El método Estivill para el insomnio de los adultos, de Eduard Estivill

@Dr_Estivill Eduard Estivill, nacido en Barcelona en 1948, médico especializdo en temas de sueño, es el director de la Unidad de Alteraciones del Sueño del Instituto Dexeus de Barcelona, España. Experto en la atención a personas con problemas relacionados con el sueño, participa en numerosos programas de investigación en ese campo tanto de sociedades españolas como extranjeras. Se hizo mundialmente famoso por su libro de autoayuda titulado «Duérmete niño», traducido a una veintena de idiomas y que ha sido leído miles de padres atribulados por el sueño de sus niños.

El libro que comentamos hoy podría ser considerado la versión para adultos de su famoso método. Los problemas del sueño afectan también a los adultos por diferentes motivos que pueden venir derivados de la salud, el trabajo a turnos, mobbing, problemas familiares o financieros, ruido, dormitorios inadecuados, costumbres arraigadas, alimentación, etc. etc. Con numerosos consejos y pautas, encontraremos la mejor manera de estar bien despiertos durante el día y descansar conveniente y suficientemente por las noches para poder rendir en nuestras actividades diarias. Por otro lado conoceremos información sobre las fases del sueño y quizá descubramos algunas cuestiones novedosas como que la falta de un sueño reparador y suficiente puede favorecer cuestiones como la obesidad.

Librito ameno, que se lee con suma facilidad y que nos aporta conocimiento y consejos, que si bien muchos de ellos son ya sabidos, no está de más volverlos a recordar. A medida que las personas se van haciendo mayores, las pautas del sueño cambian y pueden cronificarse si no se toman medidas. También sucesos puntuales, como la toma de un determinado medicamento, puede tener efectos secundarios y derivar en insomnios no deseados que podremos (intentar) corregir siguiendo los acertados consejos aportados en las páginas de este libro. Ya leí y varias veces en su día el relativo a los niños y la lectura de este me ha resultado muy instructiva, habiendo resuelto numerosos interrogantes, fijado ideas y descubierto algunas curiosidades, algunas de ellas del mundo animal, muy reveladoras.

sábado, 28 de octubre de 2017

El ferrocarril subterráneo, de Colson Whitehead

@colsonwhitehead ‏Colson Whitehead nació en 1969 en Nueva York. Después de graduarse en Harvard College comenzó a escribir revisiones y reseñas de música, libros y programas de televisión. Con su primera novela «La intuicionista», publicada en el año 2000, fue finalista del PEN/Hemingway y obtuvo algún otro premio. Ha publicado varias novelas que han conseguido algunos premios de relevancia. Ha ejercido de profesor en varias universidades entre las que destacan Columbia y Princeton. «El ferrocarril subterráneo» es su última novela y con ella ha obtenido el Premio Pulitzer 2017, el National Book Award de 2016 y ha ocupado el número uno en la lista de bestsellers del New York Times. Reside en Nueva York y podemos acceder a más información en su página web haciendo clic en este enlace.

El autor ha llevado a la realidad novelística una idea extraída del nombre de una agrupación clandestina del siglo XIX en EE.UU. llamada como el título del libro, que ayudaba a huir a los esclavos en ese país hasta convertirlos en ciudadanos libres. La protagonista principal es Cora, una esclava especial por su carácter que en un momento determinado decide escapar de una plantación de algodón junto a otro esclavo, Caesar, que acaba convenciéndola de sus posibilidades de éxito. Pero en la zona hay un cazador persistente y exitoso de esclavos fugados llamado Rigdeway, que tiene la espinita clavada de no haber atrapado anteriormente a Mabel, la madre de Cora, y se tomará el asunto de la persecución y capturar como algo personal. Localizará a Cora pero diversas vicisitudes que no podemos desvelar aquí mantendrán la tensión narrativa en diversos escenarios y ambientes de la época.

La vieja historia de la explotación de seres humanos por tener un color de piel diferente se nos desvela en esta novela en toda su crudeza. Las vicisitudes de la historia de la protagonista, sus compañeros y los blancos que le ayudan nos podrán la piel de gallina en diferentes pasajes de la historia al mostrarnos como seres humanos eran tratados como si no valieran nada, peor que animales e incluso hasta su muerte. El asunto del ferrocarril pone un punto de inverosimilitud a la novela adentrándola en el mundo de lo fantástico. La tensión narrativa sufre altibajos y eso me impide catalogarla como una novela redonda, a pesar de estar ensalzada en numerosos medios en estos días que han motivado mi acercamiento a ella. Diferentes escenarios, como cuando Cora permanece encerrada durante meses en el altillo de una casa, dan valor a la novela y hacen merecer su lectura, si sabemos sobreponernos a esos momentos fantásticos o intrascendentes. Ahora me alegro de haberla leído por la parte humana de la historia pero la recomendaría con ciertas reservas.

sábado, 21 de octubre de 2017

Los restos del día de Kazuo Ishiguro

Kazuo Ishiguro nació en Nagasaki, Japón, en 1954 pero a los seis años se trasladó a Inglaterra donde reside habiendo adquirido la nacionalidad británica en 1982. Imbuido de espíritu occidental, mezcla sus vivencias con sus ancestros orientales como se refleja en su novela Un artista en un mundo flotante. Como algunas de sus novelas, Los restos del día, publicada en 1989, está ambientada en el pasado aunque también ha destacado como escritor de ciencia ficción en su Nunca me abandones. Ha conseguido numerosos premios a lo largo de su trayectoria como escritor teniendo como más relevante el Premio Nobel de Literatura concedido en el presente año de 2017.

La narración está ambientada en la Inglaterra en los años cincuenta del siglo XX. Stevens ha sido mayordomo en la mansión de Darlington Hall sirviendo a lord Darlington durante más de treinta años. A su fallecimiento, la propiedad pasa a manos de un norteamericano que mantiene al mayordomo en su puesto. Con motivo de su ausencia por un viaje a EE.UU. durante unas semanas, el nuevo propietario anima a Stevens a tomarse sus primeras vacaciones, prestándole el coche de su antiguo patrón con la gasolina pagada. Con diferentes vicisitudes a lo largo de su viaje, cruzará Inglaterra para visitar a la señora Benn —que de soltera era la señorita Kenton y fue durante muchos años ama de llaves de la mansión— con la esperanza de poderla contratar de nuevo. Tuvieron muchas diferencias sobre la manera de enfocar y llevar a cabo sus respectivos cometidos pero mantuvieron siempre un tono profesional y respetuoso. Stevens aprovecha el viaje para brindarnos sus numerosos recuerdos sobre los personajes que habitaron y visitaron la casa y los sucesos ocurridos en ella a lo largo de tantos años.

Los mayordomos ingleses de mansiones han sido siempre una leyenda y el protagonista de esta novela es un prototipo de ellos. Narrando en primera persona sus recuerdos e impresiones con diálogos sencillos y un lenguaje cautivador mete al lector en un mundo especial en el que prima la dignidad por encima de otras virtudes como la fidelidad y un saber estar en cualquier situación incluso por encima de sus propios asuntos personales, como puede ser, en la novela, la muerte de su propio padre al que no pudo atender por tener una visita importante en la casa. Como digo, una prosa elegante y cuidada despliega ante el lector un sinfín de imágenes que desvelan la realidad del personaje a lo largo de su vida dedicada por entero a su quehacer como mayordomo. El resto de los personajes de la novela son secundarios excepto la señorita Kenton que tiene alguna preponderancia en el relato sin llegar a eclipsar al señor Stevens.

En 1993 se estrenó la película titulada Lo que queda del día (The Remains of the Day en inglés), dirigida por James Ivory e interpretada por Anthony Hopkins, Emma Thompson y Christopher Reeve como actores principales. He hecho el esfuerzo de visionarla con los diálogos y subtítulos en inglés resultando una verdadera delicia pero, como digo siempre, después de leer el libro, pues como lector se generan imágenes propias que no siempre coinciden en calidad y cantidad con las de la película. Un libro muy recomendable para disfrutar y acercarse al reciente premio Nobel y disfrutar de esa flema inglesa que ha estado tan de moda en series televisivas como Arriba y abajo o Downtown Abbey entre otras.