BÚSQUEDAS en este blog

Cargando...

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Homo Deus, de Yuval Noah Harari

@YuvalNoahHarari Yuval Noah Harari nació en 1976 en Israel de padres libaneses y realizó estudios de historia medieval y militar en la universidad de Oxford pero tras obtener su doctorado amplió sus horizontes enfocándose en los procesos macro históricos. Es profesor de historia hebrea en Jerusalén y ha publicado varios libros y numerosos artículos, entre los que se cuenta el antecesor de este titulado «De animales a dioses (sapiens). Una breve historia de la humanidad» cuyo comentario se hizo en este blog en mayo de 2015. Tuve oportunidad de asistir a la presentación de «Homo Deus» que realizó el propio autor en Madrid el pasado 13 de octubre de 2016, donde los asistentes fuimos deleitados por una conferencia más que interesante sobre la humanidad en el pasado y en el futuro desde planteamientos históricos y biológicos. La conferencia puede verse en el canal youtube en este ENLACE en español o en este otro ENLACE en inglés.

Establecidas en el libro anterior las bases antropológicas y biológicas que explican cómo los humanos hemos llegado hasta la actualidad y puestos en evidencia conceptos como religión, empresa o política, el autor acomete en este libro unas prospecciones de hacia dónde caminamos los Sapiens en el futuro, teniendo en cuenta los acelerados procesos de cambio que han tenido lugar en épocas recientes y actuales. Los desarrollos tecnológicos, el uso de la información y la búsqueda incesante de felicidad y longevidad entre otras cuestiones, son la base del desarrollo de este libro en sus casi quinientas páginas que contienen ciento cincuenta y cinco mil vocablos entre los que destaca por su uso el término humano y sus derivados que se utiliza en novecientas cuarenta y siete ocasiones. Hemos delegado, probablemente en demasía, nuestra inteligencia y nuestro conocimiento en nuestros ordenadores y smartphones, que en muchos casos «nos conocen» y «recuerdan» mejor que nosotros mismos. El mercado laboral se reduce y es necesario su reparto, lo que generará mayores espacios de ocio que habrá que rellenar de forma que no lleguemos al hartazgo y al aburrimiento o, lo que es peor, a no ser necesarios y plantear problemas en los esquemas del futuro. El Homo Sapiens evoluciona hacia Homo Deus, pero al igual que nuestros congéneres Neandertales desaparecieron de la faz de la Tierra hace 38.000 años, los Sapiens podemos seguir sus pasos.
«Quien intenta deducir el bien y el mal de alguna otra cosa (como la palabra de Dios o el interés nacional) nos engaña, y quizá también se engaña a sí mismo».
Si no se ha leído el anterior libro de este autor titulado «De animales a dioses (Sapiens)» la lectura de este pudiera resultar incompleta o a mi modesto entender se aprovecharía menos, por lo que recomiendo leerlo con anterioridad para poder sacar mucho más provecho de «Homo Deus». Sin resultarme tan fascinante como el libro anterior, los planteamientos del autor sobre el futuro de la Humanidad en base a sus consideraciones biologicistas pudieran ser de lo más plausible, pues ya hoy en día asistimos a los atisbos de muchas de las opciones planteadas. Las conceptos de religión, estado y empresas pueden estar cavando su propia tumba al menos tal y como los conocemos hoy en día. El «dataismo», la ciencia de los datos, está instalada entre nosotros y contribuimos a su engrosamiento sin darnos cuenta con nuestros teléfonos móviles, nuestras tarjetas bancarias, nuestros accesos a la red y multitud de tecnologías que detectan nuestro devenir diario y engrosan las bases de datos de gobiernos y compañías, permitiendo estudios que van más allá de los simples datos; «Nuestros datos personales son probablemente el recurso más valioso que la mayoría de los humanos aún pueden ofrecer, y los estamos cediendo a los gigantes tecnológicos a cambio de servicios de correo electrónico y divertidos vídeos de gatitos.».

La lectura de este libro es reveladora y tanto si se cumplen sus pronósticos de forma fiel como si no, no cabe duda de que muchas de las soluciones planteadas están siendo consideradas. El ser humano busca su longevidad más allá de los planteamientos naturales actuales y ello solo puede lograrse con la suplantación mecánica de sus partes biológicas deterioradas, con lo que podemos caer en el peligro anticipado por el autor de que ya no seamos «físicamente» necesarios y se pueda prescindir de nosotros, al menos de un gran número, que no seremos necesarios para producir y si un «estorbo» en el desarrollo de la vida en la Tierra. La gran capacidad de cooperación de la que hemos hecho gala los Sapiens desde tiempos ancestrales encuentra ahora un medio de potenciarla hasta extremos cuasi infinitos apoyándose en la conectividad que permite la red, con lo que con el paso del tiempo los propios Sapiens, al menos en un ingente número, podemos ser completamente prescindibles; una vez que el trabajo no es completamente imprescindible para la supervivencia… ¿cómo mantener a la humanidad ocupada y satisfecha?


domingo, 4 de diciembre de 2016

Instrumental, de James Rhodes

@JRhodesPianist @salvadostv La mejor manera de conocer al detalle la biografía de James Rhodes es leer este libro. Nacido en Londres en 1975, su principal actividad es la de pianista especializado en conciertos de música clásica, pero se ha metido a la faceta de escritor para dejar constancia de su vida, ciertamente azarosa, y contarnos con pelos y señales datos escalofriantes de su infancia y su camino, ciertamente tortuoso, y como lo ha recorrido hasta llegar a la actualidad.

Hace tan solo dos días yo desconocía su existencia. Un anuncio en la cadena española de TV. "La Sexta" hablaba el pasado viernes 2 de diciembre de 2016 de la entrevista que aparecería hoy domingo 4 en el programa «Salvados» dirigido por Jordi Évole. En ese anuncio no se habló de la existencia del libro, o al menos yo no presté la debida atención, pero me picó la curiosidad, bendita curiosidad, y puse manos a la obra a investigar; la magia de internet permite disponer en pocos minutos de información, de la existencia de este libro y te otorga la capacidad, sin moverte de casa y a cualquier hora del día, de ponerle en tu lector electrónico y comenzar su lectura.

Como he señalado, el libro es un recorrido exhaustivo por la vida de este singular personaje. Desde los cinco años sufrió abusos sexuales, violaciones lo llama él con rotundidad, por parte de un profesor de gimnasia. Sus intentos de llamar la atención ante padres y profesores resultaron infructuosos y sufrió durante años esta ignominia, que le marcó para siempre. Cambios de colegio con posterioridad no fueron suficientes para reordenar su vida que fue entrando en derroteros cada vez más tortuosos a medida que iba creciendo en mundos de alcohol, drogas, promiscuidad, ingresos en centros psiquiátricos e intentos de suicidio. La música, muchas veces estudiada de forma autodidacta e intermitente, arrojaba pequeños puntos de luz al final del túnel y en ella se refugiaba pero sin continuidad. Un matrimonio con un hijo también resultó fracasado y trajo nuevas contrariedades a su vida que no acababa de transcurrir por derroteros normales, aparte de que su personalidad había quedado afectada en sus raíces por los sucesos violentos sufridos en su infancia. Tuvo la suerte de encontrarse con varias personas que le ayudaron de forma desinteresada, incluso financieramente y la aparición de una persona importante en su vida, su actual esposa Hattie, asentó definitivamente su rumbo hasta convertirle en un pianista afamado cuyo testimonio, verdaderamente desgarrador, puede servir de enseñanza para cualquiera que se asome a esta lectura. Para no perderse el capítulo final de agradecimientos donde desfilan una serie de personas que le han ayudado de forma desinteresada a lo largo de su vida, alguna de ellas encontrada de forma fortuita en un pub.

El principio de cada capítulo del libro está dedicado a una obra clásica de conocidos compositores, haciendo una reseña personal sucinta muy interesante para aquellos que tenemos pendiente asomarnos al mundo de la música clásica. Otra vez la magia de internet nos permite poner en marcha las piezas recomendadas que son un complemento magnífico para tener de fondo mientras avanzamos en la lectura. Poco menos de seis horas he necesitado para devorar las algo más de 80.000 vocablos del libro, dato del que el propio autor informa en los prolegómenos del libro. Al parecer en una de las versiones en papel son 288 páginas.

La lectura es muy fluida y rápida. La historia es desgarradora y atrae la atención del lector que sabe de antemano que el final ha sido feliz. El lenguaje empleado es claro y directo, descarnado, irreverente en momentos, y eso le costó al autor una denuncia por parte de su ex mujer ante los tribunales británicos que paralizaron la salida de este libro durante un tiempo, lo que añadió más tensión al mismo. He disfrutado mucho con su (rápida) lectura, he imaginado cosas que nos parecen de ciencia ficción pero que están a la orden del día con nuestros hijos en sus colegios respetables con profesores respetables que se encubren unos a otros y he podido asistir en primera persona a esos mundos de la droga y el alcohol que nos rodean en nuestra sociedad «avanzada» y a los que no queremos asomarnos ni poner coto, a riesgo de que nosotros o nuestros propios hijos entremos en ellos y acabemos de manera no ciertamente tan positiva como James.

Ahora solo queda esperar unas horas para ponerme ante el televisor a las 21:30 y disfrutar de la entrevista, cuestión que asumo será más provechosa tras haber leído el libro. La magia del mundo moderno también permitiría a cualquier lector grabar hoy el programa, leer el libro y verlo en diferido después.

martes, 22 de noviembre de 2016

El calendario, de David Ewing Duncan

@Duncande David Ewing Duncan es un periodista norteamericano residente en San Francisco que trabaja en el mundillo de la televisión y la radio y colabora con numerosos grupos de los que en algún caso es fundador, actuando también como corresponsal de diarios y publicaciones como New York Times, Fortune, Wired, Discover, Atlantic, National Geographic y otras. Ha impartido numerosas conferencias, algunas de ellas en TED, que pueden seguirse a través de Youtube. Su libro más reciente, publicado en 2012, lleva por título «When I'm 164: The new science of radical life extension, and what happens if it succeeds» encuadrado dentro de la colección de libros TED. El libro que comentamos hoy «El calendario» o «Historia del calendario» ha sido traducido a 22 idiomas y da fe de la lucha épica de la humanidad para determinar un año verdadero y exacto. Fue publicado en español en 1999 por Ediciones Salamandra. Una biografía completa con sus libros, publicaciones y colaboraciones puede encontrarse en su página web .

¿Alcanzamos a preguntarnos por qué personas de muy diferentes religiones a la cristiana utilizan como fecha el «antes de Cristo» o «después de Cristo»? La historia del «homo» se pierde en sus comienzos estimados en más de siete millones de años pero es hace aproximadamente seis mil años cuando empiezan a quedar registros escritos que permiten establecer una cronología que en fechas anteriores solo puede ser aproximada por registros fósiles y sus dataciones. Diferentes civilizaciones como los sumerios, los egipcios, los griegos y los romanos, pero también los chinos o hindúes en Asia o los mayas y aztecas en América han tratado a lo largo de los siglos medir el tiempo con precisión. Julio César en el año 46 antes de Cristo—dejemos constancia de que todavía no había nacido Cristo—, el papa Juan I en el año 540 después de Cristo y el papa Gregorio XIII en 1582 marcaron hitos en el establecimiento de calendarios, habiendo llegado este último, denominado gregoriano en su honor, hasta nuestros días y siendo el que nos gobierna en nuestras vidas y relaciones. Los relojes atómicos funcionando en relación a las oscilaciones del cesio son el último paso de los utilizados a través de los siglos por estudiosos que han tratado de fijar la problemática de la medición exacta de los años y todas sus subdivisiones en meses, semanas, días, horas, minutos y segundos. La batalla ha sido continua y todavía no ha acabado porque las oscilaciones del eje y la rotación de la Tierra no son constantes y presentan variaciones que hacen necesario un ajuste cada cierto tiempo, bien es verdad que ahora cada cientos o miles de años. Miríadas de personas han mirado al sol, la luna y las estrellas haciendo uso de las matemáticas y la física para tratar de determinar con precisión el calendario, auspiciados o dificultados en Europa por la Iglesia y con el trasfondo de fijar con exactitud el día de la Pascua de Resurrección.

Es este un recorrido global por la historia reciente de la humanidad con la «excusa» del calendario, pero que nos deleita con numerosos datos históricos y numerosas biografías de muchos personajes desconocidos que contribuyeron con sus estudios y descubrimientos al avance en el estudio del tiempo. Yo que ya era aficionado tanto a este asunto de los calendarios como a la historia en general, y que ya reflejaba en el blog sensacioneinciertas el pasado año, la lectura de este libro, amenamente narrado y a mi entender por lo poco que conozco con un gran rigor histórico y una documentación excelente, me ha producido un disfrute excepcional y una mejora en mis conocimientos sobre astronomía, física y matemáticas. Un libro que lleva diecisiete años publicado en español y del que no tenía conocimiento; 320 páginas con 105.000 vocablos para adentrarse en un viaje extraordinario por la historia de la mano del autor y quedar fascinado con personajes como Galileo y Copérnico de los que todos hemos oído hablar, pero… ¿y Omar Khayyam, o Sosígenes de Alejandría o Dionisio el exiguo? ¿y de cómo se llegó al concepto del cero y la posición en la numeración? Y hay que decir que esto no acaba aquí, pues se alzan numerosas voces en pos de una normalización mundial del calendario, huyendo de conceptos como meses de diferentes longitudes o fechas variables derivadas de una religión que fue predominante en su día. El calendario, un milagro en la historia de la humanidad cuyo recorrido no ha acabado todavía. Tras la lectura sabremos que Cervantes y Shakespeare no murieron «exactamente» el mismo día y que si nos preguntan qué ocurrió el 12 de octubre de 1582 tendremos que hacer de gallegos y preguntar a nuestro interlocutor ¿en dónde?, ya que en algunos países como España y Portugal ese día no existió mientras que si aconteció en otros como Inglaterra o Rusia. Una lectura precisa, preciosa y muy recomendable.


lunes, 14 de noviembre de 2016

Conversaciones con Rafa Nadal, de Ramón Rovira

@RafaelNadal Desde ayer domingo catorce de noviembre de 2016 está disponible en los quioscos este libro al imbatible precio de 2,99€, una promoción auspiciada por el Banco de Sabadell como uno de los patrocinadores de Rafael Nadal. Se trata de una publicación de poco más de cien páginas, muy cuidadas y con numerosas fotografías, donde se plasman los pensamientos de Rafael Nadal en formato de entrevistas realizadas por el periodista Ramón Rovira en los dos últimos años. Ramón Rovira es un periodista catalán nacido en 1959 con una dilata carrera profesional en prensa, radio y televisión y que en la actualidad es responsable de la comunicación y relaciones institucionales y subdirector general de Banco Sabadell. El libro está prologado por Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español y presentado por Josep Oliú, presidente del Banco de Sabadell.

Respondiendo a las numerosas preguntas, nuestro mejor tenista se confiesa en numerosos aspectos de su vida personal y profesional, dejando constancia de sus pensamientos en relación a la familia, su equipo, su entrenador, sus amistades, sus compañeros, sus contrincantes y en general de su vida y sus perspectivas de cara al futuro no solo en el mundo del tenis los años que le queden en activo, que esperemos que sean muchos, sino en su vida personal. Su conocida trayectoria queda fielmente reflejada en sus comedidas contestaciones donde prima la positividad y el agradecimiento por encima de todo.

Si yo era ya incondicional de la persona Rafa, con la lectura de este libro me reafirmo más en esa admiración. He quedado sorprendido por su relato de la «lesión mental» sobrevenida estos años atrás a raíz de sus múltiples lesiones y contratiempos, totalmente novedosa para él y que le sumía en un estado de ansiedad que no le permitía rendir al máximo en sus torneos. Los adjetivos que se le dedican — próximo, atento, educado, simpático, profesional, luchador, comedido, esforzado, comprometido, respetuoso, constante, agradecido—- yo los resumiría en dos que en su persona brillan sin par: humildad y bonhomía. Todo un ejemplo del que deberían tomar nota otros personajes públicos no solo del mundo del deporte sino de la política, la economía…

Numerosas frases del pensamiento de Rafael Nadal quedan para enmarcar, releer y no olvidar: «Pero lo que hace realmente bonita la victoria es todo lo que se ha hecho antes para llegar a ella», «…porque a mí me han educado en la responsabilidad y en no buscar culpables fuera de uno mismo cuando las cosas van mal…», «Creo que tengo la humildad necesaria como para seguir trabajando y estoy muy contento de lo mucho que he avanzado», «…pero el control de mí mismo, el control de mis emociones, de mi mente, en este caso, no me había fallado nunca hasta este año…» y tantas y tantas otras que hacen de este pequeño libro una joya de gran alcance por su sencillez y positividad. Muy recomendable para releer de vez en cuando.


martes, 8 de noviembre de 2016

Medusa, de Ricardo Menéndez Salmón

Ricardo Menéndez Salmón es un escritor español nacido en Gijón en 1971 y licenciado en filosofía por la Universidad de Oviedo, colaborador en varios diarios y revistas. Autor de una abundante bibliografía de obras de novela, relato, ensayo, poesía y teatro, ha recibido numerosos premios literarios y su obra ha sido traducida a varios idiomas. Alcanzó gran renombre en 2007, cuando su novela «La ofensa» fue considerada por varios medios como una de las mejores obras de novela narrativa del año, lo que volvió a suceder al año siguiente con «Derrumbe», segunda parte de una trilogía, la Trilogía del Mal, que culminó al año siguiente con «El corrector». Su bibliografía es muy extensa y en ella está incluido el libro que comentamos hoy «Medusa» publicado en 2012. Con posterioridad ha publicado, en 2014, «Niños en el tiempo» y «El sistema» en 2016.

El libro relata la historia del mito de Prohaska, alemán nacido en 1914 que padeció una terrible infancia al quedar muy pronto huérfano de padre y ser continuamente despreciado por su madre. Interesado desde niño en el mundo de la imagen, de joven prestó sus servicios como documentalista en el ministerio hitleriano de propaganda, donde filmó con estricta impasibilidad los horrores nazis. Pintor, fotógrafo y cineasta, cultivó el mundo de los grabados, la pintura y la fotografía, complementadas con algunas páginas escritas que dan testimonio de la desazón permanente que gobernó su existencia. Su agudeza mental y su fina mirada le llevó a tomar conciencia de muchos de los horrores del pasado siglo XX y a plasmar con gran fidelidad la condición humana en varios países y en unos años difíciles, de los treinta a los sesenta, consiguiendo estremecer al espectador que contempla su obra, que nos ha sido legada a través de su amigo Stelenski. El autor de la novela confiesa su acercamiento al tema al indagar en la construcción de la vida de este artista para documentar su tesis doctoral sobre la iconografía de la maldad en el siglo XX, según aparece en el propio libro… «Descubrí el Mito de Prohaska mientras intentaba escribir un fragmento de la Historia que Prohaska ayudó a construir. Fue en 1994, cuando acopiando documentación para asuntos relacionados con mi tesis doctoral acerca de la iconografía de la maldad durante el siglo veinte, vi una película de tres minutos y veintisiete segundos prosaicamente titulada Einsatzgruppe en Kovno. Lo hice el Vilna, en el apartamento de una antropóloga finesa especialista en la Segunda Guerra Mundial, que recopilaba toda la información existente acerca de la presencia nazi en los territorios de la Unión Soviética entre los años 1941 y 1945. La película era aterradora en su sencillez, pulcra y devastadora como una máquina de eviscerar.»

Por desconocida antes de iniciar su lectura sugerida en uno de mis clubes de lectura, me ha resultado sorprendente la temática del libro en el que el autor hace gala de una gran capacidad descriptiva para poner imágenes a los diversos episodios de la vida de Prohaska en sus diferentes aspectos humanos o artísticos y en su recorrido por hechos luctosos de todos conocidos. Un libro intenso y muy denso a pesar de su poca extensión —153 páginas conteniendo apenas 27.000 vocablos—, un relato realista, duro y revulsivo, que desasosiega y agita la conciencia del lector poniéndole ante tremendas situaciones atroces ocurridas el siglo pasado que revelan la pobreza y las vergüenzas de la condición humana sin dejarle alegar ignorancia ante unos hechos verídicos que nos resistimos a creer. Supongo que muchos lectores habrán abandonado en algún momento la lectura y yo confieso que he estado tentado a hacerlo, pero la riqueza de la prosa, en algunas ocasiones difícil de asimilar sin ayuda, y el manejo de las diferentes situaciones plasmadas en el libro me ha dado pie a finalizarlo. En palabras del propio autor… «Yo no escribo para alejar a nadie de la lectura, pero soy consciente de que cada escritor que tiene un nicho, un ecosistema en el que poblarse. Yo, quizás, demando, exijo, busco un interlocutor al que le guste un tipo de literatura que obviamente no es la literatura de consumo, la literatura más extendida entre la gente.». En suma un libro difícil de recomendar salvo a personas muy concretas. Se trata del primer libro que leo de este autor pero seguramente seguirán otros impactado por sus buenas formas de hacer literario.


viernes, 28 de octubre de 2016

Persona normal, de Benito Taibo

@benistofeles Benito Taibo es un autor mejicano nacido en 1960 con un largo recorrido en el mundo de las letras. Cuando fuera mayor hubiera querido ser de profesión lector, una profesión universal pero de la que no puede uno mantenerse salvo contados casos en que se trabaje para las editoriales en la prospección de materiales para su publicación. Estudió historia y ha trabajado en numerosos medios escritos y hablados.. Se inició en terrenos de la poesía con «Siete primeros poemas (1976)» y tras algunas obras publicadas debutó en el mundo de la novela con «Polvo (2010)» al que siguieron «Persona normal (2011)», «Querido Escorpión (2013)», «Desde mi muro (2014) y en coautoría con otros autores «Los conspiradores y las vergüenzas de México (2014)». Es un ferviente defensor de la lectura como imprescindible para la sociedad según se deduce de sus propias palabras «el libro es vital para la vida; es capote de torero, escudo contra las flechas de la estulticia, de la estupidez. El libro es almohada de plumas para tener mejores sueños, es refugio y tabla para el náufrago, ladrillo que construye ciudadanía, que construye universos. Los libros son la llave del universo, el mapa de la isla del tesoro; y los libreros son los que pueden determinar el destino de un posible lector. Al final, leer es resistir». Una frase contenida en el libro que comentamos abunda en esta idea: «Comenzar una biblioteca propia consiste en tener el primer libro, luego, como una cascada, irán sucediéndose las páginas y los autores. Todo es cuestión de empezar. A lo mejor, este, el que tienes en las manos, es tu primer libro para arrancar por un camino apasionante por la vida. Una extraordinaria aventura.».Aunque en otras puede existir un cierto desacuerdo en la actualidad: «El libro es portátil, no se le acaba nunca la batería, es digital, pues cambias las páginas con el dedo, y dentro está el infinito.»

La narración es un tiempo de la vida de Sebastián, un adolescente de catorce años que con poco más de doce años ha perdido a sus padres. Vive a cargo de su tío Paco que se dedica en cuerpo y alma a él en todos los aspectos, especialmente en los espirituales procurándole una formación que está muy alejada de su edad. Paco no prohíbe sino que argumenta y deja a Sebastián tomar sus propias decisiones con más conocimiento de causa. Un hogar donde la lectura es primordial es un buen caldo de cultivo para la formación se sus integrantes Los sucesos que van jalonando la vida de Sebastián hacen de él una persona nada «normal» aunque el título del libro quiera manifestarlo así, porque la normalidad no es un continuo adsoluto que pueda medirse sino que está sujeto a las apreciaciones de cada cual.

Un público juvenil obtendrá muchas y muy buenas enseñanzas de la persona normal que es Sebastián, lo que no quita para que sea un placer de lectura para personas más entradas en años. Los dos personajes principales son admirables en su desarrollo, llamando la atención la frescura de sus ideas y planteamientos y los escenarios escogidos por el autor para situarlos y desarrollarlos. A lo largo el texto aparecen numerosas referencias a otros libros que pueden servir de pista al lector a la hora de decidir sus próximas lecturas. Se trata de una historia sencilla y muy fluida, se devora en un pispás, jalonada de múltiples frases y pensamientos que deja poso, que llena al lector, una historia de la que se disfruta de principio a fin. Tras ello, pienso que a todos nos gustaría tener un tío Paco que nos echara una mano en nuestro devenir. Solo me resta a gradecer a Javier Ruescas, conocido autor de novela juvenil, su recomendación de lectura de este libro entrañable.

Algunas frases entresacadas del libro
La educación sentimental te hace ser persona. No sirve de nada tener buenos historiadores o arquitectos, si antes no son buenas personas. Hay que encontrar el equilibrio entre una y la otra.
¿O sea que necesitamos, más que otra cosa, buenas personas que sean arquitectos, ingenieros y abogados? —pregunté.
Porque yo soy solo huérfano de padres, no de ideales.
Pero el hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado», y sigue peleando
«Patria» es un concepto inventado para hacer fronteras y separarnos los unos de los otros.
Éramos niños al fin y al cabo, pero con una urgencia terrible de ser considerados como adultos

«La loca de la casa» es como la escritora española santa Teresa de Jesús (1515-1582) llamaba a la imaginación. Es un bello nombre para referirse a ella. Será que es incontrolable, que vive en el piso de arriba (en la cabeza) y que hace lo que se le antoja cuando se le antoja, aunque nosotros no estemos ni siquiera enterados de lo que se trae entre manos. Rosa Montero, otra escritora española, pero contemporánea, encantadora e inteligentísima, ha escrito un libro con ese título. Un libro espectacular que trata sobre escritores y libros, sobre cómo la imaginación y el talento generan maravillas y cómo la literatura no sería nada sin la compañía de La loca de la casa. Es un libro que hay que leer, que…

sábado, 1 de octubre de 2016

Un movimiento, una vida, de Oliver Sacks

Este libro corresponde a la decimoséptima edición del club de lectura de ALQS2D relativa a la tercer trimestre de 2016.

Oliver Sacks murió víctima de un cáncer el pasado año 2015 en su casa de Nueva York tras 82 años de una vida intensa. Nacido en Londres en 1933 en el seno de una familia de origen judío, fue educado junto con sus tres hermanos de forma estricta al modo británico por sus padres, ambos médicos, llegando a graduarse en medicina de la universidad de Oxford. En 1960 se trasladó a Estados Unidos donde desarrolló diferentes cometidos como profesor y médico especialista en cuestiones neurológicas. Su personal visión de las experiencias con unos pacientes que precisaban atención continua dieron lugar a muchos de sus libros comenzando en 1970 con «Migraña». En 1973 publicó con gran éxito «Despertares», que fue llevada a la pantalla con Robin Williams y Robert de Niro como actores principales bajo la dirección de Penny Marshal, siendo nominada para varios Óscar. En su haber tiene una larga lista de artículos y libros publicados, con la neurología como tema central, entre los que podemos destacar «El hombre que confundió a su mujer con un sombrero», publicada en 1985. Llevó una vida azarosa y controvertida, entregado a sus pacientes pero con Fuertes controversias con las instituciones en las que trabajaba o colaboraba. Profesor en varias universidades, fue distinguido en su país de origen como Comendador del Imperio Británico y sus libros han sido traducidos a más de una veintena de idiomas.

El libro que comentamos hoy es una biografía completa de su vida, abierta y sin tapujos, en la que se reconocen cuestiones que normalmente quedan ocultas como su homosexualidad y ciertos momentos de vida desordenada por asuntos de drogas, alcohol o relaciones personales. Es su propia vida, sobre la que realiza una profunda introspección para dejar constancia. Junto a todo ello, su vida profesional activa como médico en hospitales, universidades e instituciones de caridad, siempre cerca de los pacientes e investigando nuevas formas médicas de paliar su dolor y su retraimiento del mundo, pues no en vano su especialidad eran los asuntos neurológicos. Un relato que alterna pasajes descriptivos del modo de vida de norteamericanos e ingleses a mediados del siglo pasado aderezados con episodios de lenguaje técnico-científico de una cierta profundidad pero escrito con claridad para poder llegar a cualquier tipo de lector. Quizá fuera interesante empezar el libro por el final donde figuran una serie de fotografías muy ilustrativas de su vida que nos pueden dar una idea de la misma.

Desde que leyera hace años «El hombre que confundió a su mujer con un sombrero», que me dejó buen regusto, no había vuelto a acercarme a la obra escrita de este autor. Resuelve con maestría y elegancia el plasmar en el relato de temas técnico-médicos de forma que puedan ser leídos por lectores no versados y que en algún momento pudieran llegar a cansarse por falta de comprensión. Pero las continuas referencias a su vida personal, a sus relaciones, su descarnado relato valiente y sin tapujos mantienen al lector atento y fiel a la lectura sin pensar en ningún momento en abandonarla. Fue criticado por sus colegas médicos, alegando que era mejor como escritor que como médico, pero esta controversia no hace sino atraer más si cabe al simple lector que de paso puede aprender comportamientos neuronales de la mente humana que le sean de utilidad en su propio vida. Pocos meses antes de su muerte, al serle diagnosticado el cáncer, mantuvo una creciente actividad que puede seguirse en las hemerotecas de los diarios con muy reflexiones acertadas y recomendables; Sacks expresó su intención de vivir el poco tiempo que le quedaba de una forma rica, productiva y profunda. Escritura científica y escritura divulgativa, ambas fundidas en los libros de Oliver Sacks. Probablemente no sea el neurólogo mejor del mundo pero seguramente si uno de los más conocidos.

Ahora toca hacer un hueco en la apretada agenda de lecturas personales para dar cabida a «Despertares» como un paso previo al visionado de la película, inédita para mí.