BÚSQUEDAS en este blog

sábado, 27 de mayo de 2017

Las desterradas hijas de Eva, de Consuelo García del Cid Guerra

Consuelo García del Cid Guerra (Barcelona, 1958) es directora del periódico digital Tenemoslapalabra. Durante los años 70 y 80 colaboró como cronista con Ajoblanco, El Viejo Topo y Ozono. Cofundó la revista literaria Orto. Sus obras de investigación-denuncia sobre casos de abusos y maltrato a mujeres y robo de niños en centros públicos durante el franquismo «Las desterradas hijas de Eva» y «Preventorio de Guadarrama. La voz de la Memoria» (Editorial Anantes) han tenido una amplia cobertura televisiva en Espejo público de Antena 3. Autora del libro de relatos «Por lo que hemos sido» (1980), formó parte como poeta en la «Antología Nueva Poesía Castellana» (1979) y en la «Antología Peliart» (1980). Fue premio de poesía Literaducto (1979) y finalista del premio de Novela Elyssée por su obra «Una enjundia de nada» (1978). Es autora de la novelas «Al ladrón», «No me olvides», «Te la quitaré aunque esté muerto» y «Librada», así como de los ensayos políticos «Ruega por nosotras» y «Camino de la justicia». (Texto recogido de la solapa de portada del libro).

La siguiente sinopsis está recogida de la tapa posterior del libro. Mientras España dejaba atrás la dictadura y vivía con pasión su Transición democrática, los aires de cambio llegaron mucho más tarde para un numeroso grupo de mujeres jóvenes. Abusos, maltratos físicos, humillaciones, incluso robos impunes de sus propios hijos constituían la ley cotidiana en tenebrosos centros de privación de libertad para mujeres jóvenes, como la llamada Maternidad de la Almudena. Unos siniestros muros entre los que malvivían adolescentes cuyo único "pecado" fue atentar contra las buenas costumbres al bailar agarrados, fumar a escondidas, tener relaciones sexuales, replicar a un padre autoritario o quedarse embarazadas. Ha tenido que pasar mucho tiempo, demasiado, para rescatar del olvido la historia de aquellas mujeres. Por fin ha llegado el momento de contar esa verdad. Esta es la dolorosa crónica de un pasado reciente todavía trágicamente desconocido. Una asignatura pendiente de esta democracia, que aún aspira a una dignidad moral que la historia y millones de personas todavía exigen.

Los testimonios que se suceden uno tras otro en los diferentes edificios desgarran la mente del lector que se resiste a seguir leyendo. Niñas y adolescentes, «jóvenes caídas o en riesgo de caer» en el argot del régimen, eran «recogidas» por el «Patronato», muchas veces a instancias de sus propios padres, donde vivían días de horror infligidos por figuras que se suponían de referencia como eran sacerdotes, religiosas, médicos o similares. Sitios tristemente famosos como El Preventorio del dr. Murillo en Guadarrama (Madrid) o La Maternidad de la Almudena, en Peñagrande (Madrid) entre otros muchos ubicados en la geografía nacional competían por ser los más temidos por las internas por sus prácticas cuasi carcelarias cuando no de verdaderos campos de concentración. Los testimonios son terroríficos y más cuando se conoce que el asunto se alargó hasta principios de los años ochenta, cuando se supone que la democracia llevaba años instaurada en el país. Y todo esto conecta por si fuera poco con el tema de los «bebés robados» práctica que suponía pingües beneficios a unos cuantos desalmados que se aprovechaban de estas niñas y adolescentes, robándolas sus hijos, mientras las autoridades competentes miraban para otro lado cuando no fomentaban estas prácticas, insisto, no solo en la época franquista sino bien entrada la democracia. Otra asignatura pendiente de las muchas que quedan por cerrar de aquellos «oscuros años».


sábado, 20 de mayo de 2017

No molesten, por favor de Ricardo Ruiz de la Sierra

Ricardo Ruiz de la Sierra nació en Madrid en 1961 en una familia de muchos hermanos, doce, siendo él el que hacía el número 10, lo que sin duda fue un acicate para desarrollar el magín y poder salir adelante. Licenciado en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid, huye de Madrid para establecerse en Medina del Campo trabajando como funcionario para la Junta de Castilla y León y aprovechando el tiempo para desarrollar su afición por la literatura. En el 2001 auto publicó su primera novela, una novela histórica que lleva por título «La triste reina» reseñada en este blog. Actualmente reside en San Lorenzo del Escorial donde coordina las actividades literarias del ateneo Escurialense y se enreda y compromete con todo lo que suponga actividad literaria e intelectual. El libro que comentamos hoy, «No molesten, por favor», ha culminado el sueño del autor de ver publicada una obra suya por la editorial Entrelíneas editores y en este enlace puede verse su presentación en Madrid el pasado mes de marzo de 2017. Cuenta en su haber con ocho publicaciones entre las que podemos destacar «El funcionario prudente», de 2013 y «Sanatorio de Oficiales», de 2012, ambas reseñadas en el blog y otros cuentos y ensayos, alguno de ellos como «Diario entre novelas» de 2004 que incluye un CD con canciones compuestas e interpretadas por el propio autor.

La historia que nos presenta el autor en este libro es un relato tremendamente actual que tiene como protagonista a Luis, cuya vida completa y sus rasgos de personalidad quedan perfectamente reflejados en el libro y son el eje sobre el gira el resto de personajes y los numerosos sucedidos que jalonan este ensayo novelado que tiene lugar en Madrid y pueblos de la sierra madrileña. Los padres de Luis y su actividad económica en el pueblo, su infancia, su adolescencia, su trabajo, sus novietas, su boda ya con mucha edad con Carmen, el nacimiento de su hija Valentina, sus peleas conyugales, su separación, sus conversaciones con su nuevo amigo Maxi… irán desgranando situaciones y reflexiones profundas acerca de la sociedad y los modos de vida actuales hasta desembocar en un desenlace inesperado o más bien varios desenlaces inesperados que lógicamente no se pueden desvelar aquí.

Una vez más Ricardo Ruiz de la Sierra saca a la luz una narración inconformista y provocadora. No estamos, de ninguna manera, ante un relato de los muchos que proliferan en la narrativa actual para pasar el rato. El lector que se acerque a sus páginas sufrirá o disfrutará de un continuo asedio de ideas y reflexiones a cada cual más profunda que tendrá que procesar si quiere seguir leyendo. Multitud de situaciones cotidianas, de refranes o frases célebres aparecen en sus líneas dando oportunidad a la reflexión personal, compartida o no con el autor. Si bien muchos de los hechos pudieran parecer tristes o negativos, el trasfondo real desvela una enorme positividad ante la vida y su afrontamiento que nos vendrá bien para aprender, si cabe, en cabeza ajena experiencias que serán un rico acervo en nuestro devenir. El lenguaje narrativo es claro, algo atropellado a veces por la profusión de datos y rico en el uso de la lengua. Un libro muy provechoso y recomendable en el panorama actual, en el que he aprendido dos nuevos vocablos que desconocía: «hazana» que pudiera parecer una errata pero que significa labor o tarea y «caquécticos», término médico que denota estado de extrema desnutrición producido por enfermedades consuntivas, como la tuberculosis, las supuraciones, el cáncer, etc. etc.

jueves, 18 de mayo de 2017

Puerto escondido - Maria Oruña

María Oruña es una abogada que nació en Vigo, su padre, cántabro de nacimiento, debió ser un motivo importante para que haya visitado con mucha frecuencia la Comunidad de Cantabria, y en esta región está ambientada la primera novela de esta autora, dentro del género de novela negra y que es el primer título de la colección Crimen y Misterio.

En la novela se nos cuentan dos historias que se alternan en dos tiempos diferentes, una de ellas se desarrolla en la actualidad, y nos cuenta el hallazgo de un cadáver de un bebé emparedado en el sótano de una casona colonial, villa marina en Suances, a pie de playa y que hereda el jóven Oliver de su familia. Cuando Oliver decide transformar la casa en un hotel y tras el descubrimiento del cadáver, comienzan a sucederse diversos asesinatos en la zona, en sitios tan emblemáticos, además de Suances, como Santillana del Mar, Comillas o Santander, que ponen en jaque a la sección de investigación de la Guardia Civil y al propio Oliver, para descubrir al asesino.

En paralelo con la narrativa de la actualidad, se nos cuenta, en forma de diario, y partiendo de los tiempos de la Guerra Civil Española, todo lo acaecido en el pasado y que van a proporcionar la claves para comprender todo lo sucedido en la actualidad.

Es una trama que te atrapa desde la primera página, resulta amena y muy entretenida, y un aliciente muy importante es la zona donde está ambientada, si conoces la bella Cantabria, te recreas evocando esos lugares, y si no los has visitado, seguro que te impulsa a visitar esa maravillosa tierra. Y una vez concluida la lectura, te quedas ya con las ganas de iniciar la segunda novela de esta autora, 'Un lugar a donde ir', que también está ambientada en la misma comunidad autónoma.

Un gran placer disfrutar de una autora nueva que te haga gozar tanto con la lectura.

martes, 9 de mayo de 2017

Numancia, de José Luis Corral Lafuente

José Luis Corral es uno de los más reputados escritores en asuntos de novela histórica, con cerca de una treintena de obras, algunas de las cuales han sido reseñadas en el blog y pueden consultarse utilizando el buscador. Aragonés nacido en Daroca en 1957, es doctor en Historia y catedrático de Historia Medieval en la universidad de Zaragoza, autor de numerosos artículos y colaboraciones en prensa, radio, televisión y cine. Obtuvo la medalla de plata en el XXXIV Festival Internacional de Cine y Televisión de Nueva York y fue asesor histórico de la película «1492. La conquista del Paraíso» dirigida por Ridley Scott.

Sobre una historia ficticia de profunda amistad entre un celtíbero, Aracos, y un romano, Marco Tulio, al que acompaña como ayudante y amigo en numerosas batallas de las legiones de Roma en varios frentes, el autor va dando contenido a las escaramuzas entre celtíberos y romanos que se prolongaron a lo largo de veinte años, que fueron los que tardaron los romanos en doblegar a los habitantes de la ciudad de Numancia, que infringieron numerosas derrotas y afrentas a las romanos. «Roma siempre vuelve» era la frase que esgrimía Aracos, que sabía que su final y el de los suyos llegaría tarde o temprano porque el Senado Romano enviaría una y otra vez sus legiones hasta doblegar a los numantinos, como así ocurrió. La resistencia numantina constituyó un hito en la historia aunque estaba de antemano abocada al fracaso, definición que ha quedado en el diccionario de la lengua que dice tratarse de la persona «que resiste con tenacidad hasta el límite, a menudo en condiciones precarias». Hay tres partes diferenciadas en la historia. En los primeros momentos Aracos se enrola en el ejército romano al lado de Marco y combatiendo contra sus propias tribus celtíberas aunque luego la acción se traslada a Roma y Cartago en batallas en las que Aracos irá tomando experiencia en las formas de hacer de las legiones romanas. En una segunda parte, vuelve a su tierra donde su padre le convence para tomar esposa y ser un humilde agricultor pero pronto el código de honor de su padre le llevará de nuevo al combate, primero al lado de Viriato y posteriormente en la defensa de Numancia.

Es mi segunda lectura de esta historia que leyera por primera vez en 2006. Nuevamente mi devoción por este autor me ha hecho disfrutar de la historia al tiempo que he enriquecido mis conocimientos históricos de este suceso del pasado. La historia es amena y los hechos se van sucediendo incluso en la lejanía de la propia ciudad para dar una idea al lector de la situación de la época tanto en Hispania como en Roma relatando hechos reales en los que se ven inmiscuidos los personajes relevantes, para confluir todos en los hechos de Numancia. Una obra en la línea de las muchas de este autor que se lee con gusto viéndose el lector transportado a los mundos y las situaciones descritas. Las aclaraciones finales, costumbre del autor, de que hay de verdad y que hay de ficción en el relato nos dejará un buen sabor de boca con lo que hayamos aprendido con rigor histórico sobre hechos que ocurrieron hace 2150 años, y quizá nos entren ganas, siempre dentro de nuestras posibilidades, de visitar los restos de esta simbólica plaza o leer otros libros sobre el tema. Además, en estas fechas y hasta el nueve de julio de 2017, en el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares, tiene lugar una interesante exposición sobre el tema titulada «Schulten y el descubrimiento de Nvmantia»´. Información en estos momentos sobre la misma en este enlace.

sábado, 6 de mayo de 2017

Mahoma, profeta y hombre de estado, de W.M. Watt

William Montgomery Watt es un escritor escocés nacido en 1909. Su padre fue ministro de la iglesia de Escocia y él mismo fue ordenado ministro. Es considerado como uno de los grandes conocedores e intérpretes del mundo árabe e islámico en occidente habiendo impartido estudios de este tema como profesor de la universidad de Edimburgo. Muchos de sus escritos son considerados clásicos en estos temas siendo una autoridad en biografías de Mahoma como el libro que comentamos y otros dos más extensos titulados «Muhammad at Mecca (1953)» and «Muhammad at Medina (1956)».

El libro es un detallado recorrido por la vida de Mahoma en el que a través de sus nueve capítulos detalla de forma pormenorizada lo que se conoce sobre la vida del profeta en sus dos facetas, la religiosa y la política, magistralmente imbricadas en el contexto y las características de la época. Los títulos de los capítulos son: El huérfano dotado, La llamada a la misión profética, Oposición y negativa, La emigración a Medina, La provocación a los mequíes, Fracaso de la réplica mequí, A la conquista de La Meca, Dueño de Arabia y El valor de Mahoma.

Se trata de unos de los libros recomendados por la profesora María Jesús Fuente en un curso monográfico de la Universidad Carlos III de Madrid titulado «Una historia de los pueblos árabes (Siglos VII al XVI)». Su lectura es una buena base para comprender la conformación del Islam en sus inicios. Un libro técnico y equilibrado, en el que al autor describe la biografía de Mahoma, en sus dos facetas de profeta religioso y de hombre de estado, a partir de los pocos datos fiables existentes e integrándola en el conglomerado social de la época en la península arábiga. Multitud de nombres de difícil comprensión para lectores no avanzados pero se trata de un texto que fija unas condiciones históricas que despertarán sino un interés literario si uno histórico en el lector, que deberá abstenerse de utilizar connotaciones actuales para comprender los hechos. Uno de los personajes destacados de la historia de la humanidad cuya biografía es interesante conocer.

viernes, 28 de abril de 2017

El sueño más dulce, de Doris Lessing

Doris May Tayler de soltera y Doris Lessing tras su segundo matrimonio, nació en Persia, la actual Irán, en 1919. Obtuvo la nacionalidad británica y fue la ganadora, con mucha controversia, del Premio Nobel de literatura en la edición de 2007, seis años antes de su muerte que tuvo lugar en 2013 en Londres a los 94 años. También obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2001. Doris Lessing refleja en su obra muchos aspectos de su biografía y vivencias personales haciéndonos llegar a través de sus escritos su experiencia africana en su infancia y sus pensamientos en aspectos sociológicos de la vida. En 1950, ya en Londres, alcanzó la fama con la publicación de su primer libro «Canta la hierba» y por ser tildada de liberal y comprometida con ciertas causas emergentes en aquella época, se le prohibió la estancia en toda África del Sur y especialmente en Rhodesia, actual Zimbabue. Una de sus obras más conocidas es «El cuaderno dorado», que llegó a los lectores en 1962 y se convirtió en un símbolo de reivindicaciones feministas.

El relato tiene dos momentos claramente diferenciados. La primera parte transcurre en el Reino Unido donde se suceden historias familiares que tienen como protagonistas centrales, entre otros, a Frances, su marido Johnny, del que está divorciada pero que sigue en su vida y la madre de este, Julia, de ascendencia alemana y que se casó tras la guerra con un aristócrata inglés, mutilado en la contienda. La casona de Julia, en la que está acogida Frances y sus hijos, es un tumulto de jóvenes que por diferentes razones se encuentran acogidos viviendo allí. Una de ellas es Sylvia, hija de un segundo matrimonio de Johnny, que presenta una personalidad débil y enfermiza pero que suscita un especial cariño en su abuela, Julia. Con el tiempo, la acción se traslada a una zona perdida en el interior de un imaginario país africano, donde Sylvia acude como médico y sufre todas las penalidades físicas y emocionales de una zona paupérrima donde un simple vaso de agua supone un verdadero problema. Lidiará con chamanes, políticos y personas de la aldea, pasará por enormes penalidades para desarrollar su labor y al final volverá a la que fue su casa en Inglaterra acompañada de dos niños desheredados a los que salva de una muerte segura y quiere convertir en hombres de provecho. Los acontecimientos se suceden a gran velocidad en el último tramo de la novela sin que puedan ser desvelados aquí, teniendo que ser descubiertos por el lector.

El lector pone ante sí una obra enorme, monumental, publicada en 2007, con 544 páginas y 170.000 vocablos donde se plasman en clave de ficción acontecimientos reales del mundo occidental y de la África profunda con los años sesenta y setenta del siglo pasado como eje central. La autora reparte críticas a diestro y siniestro, sin escatimar comentarios a los grandes problemas del tiempo en que se desarrolla la acción. Magistral en el desarrollo de la parte africana, el lector asiste en vivo y en directo a la miseria más profunda y los problemas de los habitantes de una aldea en la que se ceba la pobreza e incluso el SIDA. Como crítica, en la parte primera de la novela que transcurre en Inglaterra, me ha parecido excesivamente reiterativa en mostrarnos las relaciones, y sobre todo las comidas, familiares en la vieja casona inglesa, donde se puede llegar a perder el hilo en los personajes de esa heterogénea familia y sus allegados o invitados. Julia, Frances y Sylvia, tres mujeres, tres mundos, son la base de múltiples personajes, múltiples historias y múltiples relaciones en dos escenarios que harán la delicia de los lectores que gusten de las técnicas descriptivas y sean capaces de «meterse» en los mundos que recrea la novela: la casona inglesa y la vida africana. Una lectura deliciosa, una enjambre de temas controvertidos que siguen sin resolver y parece que no se resolverán nunca pero que dejan buen sabor de boca a su finalización por su tratamiento en el relato. Un libro que yo recomendaría empezar a leer por la mitad, al comienzo de la parte africana, prescindiendo de toda la primera parte.
Bien. Uno puede envejecer por decisión propia. Se encuentra en una encrucijada, señora Lennox. Si decide que es vieja, se morirá. Por otro lado, también puede decidir no envejecer, al menos por el momento.
Usted no es vieja. No necesita un médico. Voy a recetarle vitaminas y minerales.—¡Vitaminas!—¿Por qué no? Yo las tomo. Vuelva dentro de cinco años y entonces discutiremos si le ha llegado la hora de envejecer.
Sylvia se dirigió a su habitación con cautela, como si temiera licuarse igual que un postre de gelatina.
En las instituciones, los pueblos, los hospitales y las escuelas, a menudo hay una persona que es el alma del lugar, bien un directivo, bien un portero o la criada de un cura. La muerte de Rebecca ocasionó la de la aldea entera.
Algunas personas, poco antes de morir, adoptan el mismo aspecto que ofrecerán cuando mueran: el pellejo se les pega al esqueleto. La cara de Joshua era puro hueso, con la piel marchita hundida en los huecos. Abrió los ojos y se humedeció los sucios labios con una lengua agrietada.

viernes, 7 de abril de 2017

La tierra que pisamos, de Jesús Carrasco

Jesús Carrasco nació en Olivenza, Badajoz en 1972. En su infancia se trasladó con su familia al toledano pueblo de Torrijos donde permaneció hasta 2005 en que fijó su residencia en Sevilla donde vive actualmente. Es licenciado en educación física pero le tiran más las letras habiendo trabajado en el mundo de la publicidad como redactor. En 2013 publicó su primera novela, «Intemperie» que causó un gran impacto tanto en el panorama nacional como internacional y que ha sido editada en varios países, pudiendo leerse su reseña en este blog pulsando en este enlace. En 2016 publicó su segundo libro que es el que comentamos en esta entrada.

El mundo rural se entremezcla con historias de guerra y campos de concentración. Iosif es un coronel sanguinario del ejército alemán que está muy impedido y es cuidado por su mujer, Eva Holman, a pesar sufrir continuas vejaciones con voz y gestos, ya que su movilidad es prácticamente nula. Viven retirados en una finca radicada en un lugar indeterminado de Extremadura protegidos por el cónsul y soldados alemanes, que giran casi a diario una visita para comprobar que no hay ningún problema. Un día aparece en la finca un personaje peculiar, desharrapado y que apenas habla, cuyo nombre es Leva y arrastra una historia espeluznante en un campo de trabajo en el que morían los hombres extrayendo madera para fabricar traviesas ferroviarias. Poco a poco Eva irá aproximándose a Leva con gran riesgo si es descubierta para ir descubriendo la desgarradora historia de su vida.

En su segunda novela, el autor nuevamente gala de un cuidado estilo personal manejando una prosa concisa y de gran calidad para desgranar las situaciones más estremecedoras. El lector va poniendo imágenes a la narración entrando en un mundo doloroso realista de situaciones que aún no están lo suficientemente lejanas en el tiempo y que están recrudeciéndose actualmente en muchos lugares del mundo. El autor retrata impecablemente la infinita capacidad de resistencia del ser humano. Libro corto, de lectura rápida, pero de una intensidad tremenda cuya dureza no dejará tranquilo al lector. Mis expectativas eran altas tras haber leído en dos ocasiones «Intemperie» y por aquello de que todas las comparaciones son odiosas, este segundo libro no llega al nivel del primero si bien dejando constancia del buen oficio del autor.