BÚSQUEDAS en este blog

Cargando...

viernes, 29 de julio de 2016

Madrid. La novela - Antonio Gómez Rufo

@GomezRufo es un escritor madrileño, auténtico, quiero decir más auténtico que otros madrileños, como yo, que no hemos nacido en Madrid aunque nos sentimos auténticamente madrileños. Antonio Gómez Rufo, cuya biografía y bibliografía podéis ver en su propia página web, lleva muchos años escribiendo en distinos medios de comunicación y numerosos libros y ensayos, en este blog solo hemos reseñado una de sus novelas: La abadía de los crímenes.

El libro nos sitúa en 1565, en el Madrid de aquella época, con exhaustivas descripciones del entorno y las relaciones que entonces existían, y donde llegan tres familias que nos van a acompañar a lo largo de toda la 'trama' que no es otra que la historia de Madrid, esas familias son los Posada, los Vázquez y los Tarazona.

A lo largo de la historia nos va a mostrar el autor el Madrid con todos esos episodios que los amantes de la novela histórica hemos leído a lo largo de nuestra vida, pero esta vez con un sabor 'mucho más castizo', con otras perspectivas y personalizando muchos de esos episodios en esas tres familias que llegan en 1565 y se van perpetuando con hijos y nietos, pero manteniendo esa amistad entre ellos que en muchas ocasiones está por encima de todo.

Las tres familias, que con los años se amplían y van diversificando sus trabajos y aficiones, están imbricados en la historia de Madrid, una por el camino de la hostelería y la restauración, que por aquellas fechas empieza un punto muy importante para el desarrollo de Madrid, y me encanta su asociación con los iconos que son La Posada del Peine y Casa Botín. Otros están relacionados con el arte, especialmente con el teatro, dando lugar a actores y productores teatrales, e incluso relacionados con el toreo, otra de las 'innovaciones' que tuvieron lugar en Madrid, otra importante actividad de las familias está relacionada con la 'Administración' de la ciudad, la política, la evolución de las leyes o fueros publicados a lo largo de esta historia, y no podemos olvidar la actividad del Comercio, que con los años dio lugar al nacimiento de El Corte Inglés.

Se trata de un novela intensa, con 265.174 vocablos que finaliza con uno de los episodios más duros que hemos vivido en Madrid, los atentados del 11-M, que la mayoría recordamos aún con un intensísimo dolor aunque no tuviéramos ningún afectado directo, porque eso es lo que tenemos los madrileños, nos sentimos solidarios porque se atacó a Madrid y nosotros somos Madrid.

Si no conoces Madrid, te encantará leer esta novela porque lo conocerás, pero si ya conoces Madrid disfrutarás lo indecible, y si eres madrileño te sentirás un personaje más de la novela, pero no entiendas la lectura como una novela con su fantasía y la mezcla de personajes históricos y reales, la novela es Madrid, lo que ha sucedido en Madrid a lo largo de los siglos, porqué paso de ser un pueblín a la capital de España y del Mundo, luego llegó una tremenda decadencia y se volvió a levantar para ser lo que es hoy, un ejemplo para tantísimas personas.

En fin, recomiendo su lectura, porque hay tantas cosas desconocidas por mi, y podría poner mucho ejemplos, pero solo comentaré uno de ellos, el lenguaje de los abanicos, cuando el autor nos cuenta los distintos significados de las posiciones o gestos con el abanico, quedé perplejo y tardó mucho tiempo en quitárseme la sonrisa del rostro.

Mi enhorabuena al autor, del que continuaré leyendo otros libros.  

sábado, 23 de julio de 2016

Ángeles de granito, de Esteban Navarro

@EstebanNavarroS. Esteban Navarro Soriano es un escritor murciano, nacido en Moratalla en 1965. Su profesión es la de Policía Nacional y de ella obtiene numerosas situaciones para sus libros, bien por experiencias propias bien referidas por compañeros, a las que añade algo de imaginación para convertirlas en historias redondas. Hace algunos años fue el primero en acuñar la expresión «generación Kindle» para designar a los autores que aprovechaban la facilidad de la auto publicación y del fenómeno de los libros electrónicos para hacerse un hueco en el panorama literario. Cuenta con una decena de libros publicados, numerosos premios en diferentes certámenes y participa activamente en actos relacionados con su obra. Yo tuve la ocasión de contactar con él hace años en un «Getafe Negro» donde se habló de la corrupción en los estamentos judiciales y policiales, un tema jugoso e interesante cada vez más de moda. Uno de sus libros, «La noche de los peones» ha sido reseñado con anterioridad en este blog en esta entrada. Dispone de página web personal donde podemos obtener toda la información de su obra, así como numerosos enlaces a los actos en los que ha participado.

La historia transcurre en la España de 1975. La familia Heredia, compuesta por los padres Luis y Juana y los hijos Sandra y Martín, viven en Barcelona y son una familia obrera normal. Pero Martín tiene una enfermedad degenerativa en los huesos, «la peste de los huesos», que va acabando lentamente con su vida sin que se vea ninguna posibilidad médica de curación. Espoleados y ayudados económicamente por sus vecinos, se trasladan al Santuario de Torremesina, inaugurado por Alfonso XIII en 1919 en las inmediaciones del embalse del mismo nombre, ya que la madre es muy creyente y quiere pedir a la virgen, a la que se atribuyen numerosos milagros, alguna solución para la enfermedad de Martín. A bordo del Simca familiar se desplazan a la zona pero a su llegada les sorprende un aguacero que fuerza su detención cerca del barrio conocido como «Las casas de granito», un poblado donde residían los obreros durante la construcción del pantano. Solo una de las casas está habita por un anciano, Ezequiel, que les da cobijo y les atiende como si fueran su propia familia. La casa es un poco extraña y en la zona tienen lugar sucesos atmosféricos desmesurados y plagas al estilo de las bíblicas en Egipto. También las conversaciones entre Luis y Ezequiel van tomando derroteros algo mágicos. En la casa vive también Jazmina, sobrina de Ezequiel, una joven gitana hermosa que hace mucha amistad con Sandra. Entre sus profundas conversaciones surgen lecturas de manos que revelan a Sandra cuestiones familiares insospechadas que convulsionan su vida. La clave es que Martín va mejorando algo aunque «a medida que su hijo mejoraba del deterioro óseo, su marido (el padre) empeoraba del descalabro psíquico». Los días transcurren sin que la familia decida su vuelta a Barcelona. Quienes sí regresan en una escapada a Barcelona son Sandra y Jazmina, donde averiguarán cosas terribles y tardarán dos años en regresar, en los que habrán pasado una serie de sucesos que habrán afectado profundamente a todos. Todavía queda un giro espectacular final que sorprenderá al lector y para el que la trama, que no se puede desvelar, ha sido magistralmente preparada.

Literatura mágica con toques de fantasía no muy exagerados que recrean una atmósfera viva, en algunos momentos de terror, que atrapa al lector y le hace avanzar por las vidas de los protagonistas, unas vidas cercanas y verosímiles en un entorno extraño y sorprendente. Los hechos relatados en una prosa amena y ágil, aderezada de los diálogos justos, genera alguna mueca al principio pero van engarzando lentamente en una historia cuyo final deja sorprendido al lector, sin ninguna duda. No he leído todos los libros de este autor, pero este al menos no nos presenta historias policiales, sino humanas, de mayores y de jóvenes, de salud y enfermedad, de cordura y de locura. Un relato muy entretenido para el verano que nos pondrá ante algunas tesituras de la vida a las que tarde o temprano todos nos tendremos que enfrentar.

viernes, 1 de julio de 2016

¡Escucha hombrecillo!, de Wilhelm Reich

Libro correspondiente a la decimosexta edición del club de lectura de ALQS2D relativa a la segundo trimestre de 2016. Wilhelm Reich fue un médico psiquiatra y psicoanalista austríaco de origen judío nacido en 1897 que se nacionalizó estadounidense y murió en 1957 de un ataque al corazón estando encarcelado en Pensilvania. Combatió en la Primera Guerra Mundial Muy polifacético, discípulo de Sigmund Freud en la Sociedad Psicoanalítica de Viena, se apartó de sus enseñanzas para acometer teorías propias. Fue también filósofo, inventor y escritor, y sus opiniones siempre radicales provocaron entre sus contemporáneos opiniones contrapuestas entre considerarle un visionario revolucionario o un loco con ideas delirantes. Autor con una extensa bibliografía, por su afiliación al partido comunista austríaco muchas de sus obras se consideraron politizadas. Por mencionar algunas citaremos «Más allá del principio del placer (1920)», «La revolución sexual» o «Psicología de masas del fascismo (1933)».

Se incluye un subtítulo en la portada que reza «Discurso sobre la mediocridad». Plasmar una sinopsis del libro es tarea ardua ya que se trata de un bombardeo de ideas, a modo de regañina directa y continuada, que el autor lanza al lector sobre diferentes aspectos de la vida personal y social para ponerle frente a una mediocridad existencial que le hace comportarse de manera hipócrita ante los mandatos de los dirigentes políticos o empresariales que buscan anular su personalidad. El escritor toma conciencia de la realidad en la que vive, ilusoria y pura ironía y mezquindad, y transmite su creciente angustia a las páginas de este libro al observar la degradación de la persona y por extensión de la sociedad. En todo momento mantiene la idea de que está en nuestras decisiones el hacer algo para salir de esta situación y vivir una vida plena, al menos en el plano espiritual aunque no sea posible en el plano material. La frase «Pequeño Hombrecito» se repite machaconamente, una y otra vez, hasta hacer mella en la conciencia del lector que como todas las personas que habitamos este mundo, cuenta con sus dosis de alegría o sufrimiento, según las épocas y los contextos.

Una cosa hay que reconocerle al autor y es su valentía al escribir este pequeño libro, tan solo 27.858 vocablos, en una época, 1945, en que la sociedad estaba convulsa con motivo de la Segunda Guerra Mundial que añadió altas cotas de sufrimiento a las ya de por si existentes en el mundo. En cierto modo destaca la capacidad de actuar de forma «borreguil» que tenemos las personas engañados por los poderes a los que hemos encumbrado y que anulan nuestra capacidad de pensar y actuar. Una reflexión profunda que invita al lector a plantearse los dardos que el autor lanza en cada línea, como he dicho, en un repetitivo bombardeo de preguntas y afirmaciones que a pesar del tiempo transcurrido desde la publicación del libro siguen todavía vigentes y muchas de ellas en mayor medida, no tanto por su contenido sino porque se supone que socialmente estamos más preparados y con más capacidad de pensar y razonar por nosotros mismos y no caer en las redes, aunque esto es pura teoría y más en estos días en España tras las recientes elecciones del domingo pasado, 26 de junio de 2016. Por lo menos a muchos les quedará o nos quedará el consuelo de ser los dueños de nuestro propio mundo interior y poderle mantener en orden aunque tengamos que transitar por una sociedad que se preocupa más de desorientarnos y desestabilizarnos que de fomentar la estabilidad y el crecimiento de las personas en sociedad. Un libro duro de leer, descorazonador y que nos pondrá frente a frente a nuestra realidad y nos hará tomar nota de la responsabilidad que nos corresponde y que según el autor nos empecinamos en obviar.

lunes, 20 de junio de 2016

Encrucijadas, de Mamen Gargallo Guil

Mamen Gargallo Guil es licenciada en filología semítica por la universidad de Barcelona, habiendo realizado cursos de posgrado en temas de formación de profesores de español como lengua extranjera y en la actualidad ejerce como profesora de ESO y bachillerato. Este año ha firmado este libro, su opera prima, en la feria del libro de Madrid. Otra publicación suya es «La Primavera y el Invierno» conjuntamente con el ilustrador Amy Ahern, en la que se explica a los niños de una manera creativa los cambios debidos a las estaciones del año.

EdeA, Ernesto de Almenara, es el titular de una importante asesoría en Ribera de Mar que está tratando de seguir los pasos de su difunto padre del mismo nombre y que fue un legendario alcalde de la localidad. Los comienzos del relato tienen lugar en la antesala de unas elecciones municipales en las que Ernesto consigue ser nominado como candidato por uno de los principales partidos locales. Su mujer, Blanca, disfruta aparentemente de un feliz matrimonio, del que no hay hijos por el momento. Debido a los crecientes compromisos de Ernesto en su camino hacia la alcaldía, Blanca pasa gran parte del día sola esperando a que llegue su marido y especialmente los viernes que es un día «especial». Entrada la campaña electoral, se celebra un acto en el que acompaña a su marido a la bodega «Modus Vivendi», sita en una edificio antiguo ubicado en una zona especial de la localidad que pretenden transformar los constructores sin escrúpulos de la zona. Allí Blanca conocerá a Ari, la dueña, una «single» con algunas tendencias no comunes en una mujer. Ernesto gana las elecciones, con lo que su puesto como regidor conlleva todo tipo de compromisos y reuniones que aumentan las horas de ausencia de la casa familiar. Blanca encuentra acomodo en Ari de forma que la relación entre estas dos mujeres, a escondidas en los primeros momentos, va subiendo de tono hasta llegar a un punto en el que la situación de Blanca se ve seriamente comprometida por su condición de mujer del alcalde. El tiempo va dando y quitando razones a Blanca, que se encuentra en una encrucijada al tener que decidir entre su profundo amor por Ari y su matrimonio. En estas diatribas, Ernesto, comparado continuamente con su padre y acuciado por problemas morales a los que se ve sometido en su función como alcalde, descubre una información importante…

Podemos ver un «booktrailer» muy cuidado de la novela en este enlace. El entramado basado en una situación de elecciones municipales en una localidad pequeña a orillas del mar, donde todos se conocen, no puede ser más acertado para dar cabida a una profunda historia del amor entre dos mujeres que parece que puede vencer todas las barreras. El libro está en su primera fase de ser conocido, tras haber saltado al papel desde una auto publicación en digital por la autora. El planteamiento es de lo más interesante y actual, con un grado de verosimilitud muy alto, donde la psicología de los protagonistas y varios de sus personajes secundarios está muy lograda, llevando al lector por mundos que no son de conocimiento generalizado y con grados de exquisito detalle que en algunos momentos pueden sorprender o quizás disgustar a mentes puritanas. Como puede verse en el anuncio, el amor, la fidelidad, la tradición, el hastío, la ambición, la pasión, la sensualidad y algunas otras emociones son descritas en profundidad mientras se cuestionan principios establecidos por convicciones e inercias que mantienen a las personas encerradas en mundos de los que por miedo no aciertan a escapar. Las 367 páginas que contienen algo más de 130.000 vocablos aseguran una lectura entretenida y recomendable, especialmente para lectoras, que permite descubrir con todo detalle mundos inexplorados de las relaciones humanas íntimas entre dos mujeres.


jueves, 9 de junio de 2016

Los Austrias. El vuelo del águila, de José Luis Corral Lafuente

José Luis Corral Lafuente, aragonés nacido en 1957 en Daroca, es catedrático de Historia Medieval en la universidad de Zaragoza, profesor invitado en varias universidades españolas y extranjeras y uno de los maestros indiscutibles del género conocido como novela histórica. Es autor de cientos de artículos y una treintena de ensayos y novelas, algunas de las cuales han sido reseñadas en este blog y pueden encontrarse utilizando el buscador, habiendo colaborado también en numerosos medios de comunicación y revistas de divulgación, siendo destacado asesor en documentales y películas como la dirigida por Ridley Scott y que lleva por título «1492. La conquista del paraíso». La relación de publicaciones de este autor es muy extensa y puede encontrarse en la red utilizando cualquier buscador, pero aprovecho esta reseña para destacar, como una apreciación personal, «El salón dorado», primera que leí de este autor hace ya muchos años y me convirtió en un incondicional de sus escritos. Como es justo decirlo todo, también mencionar la que menos me gustó, «El códice del peregrino» cuya reseña en este blog puede consultarse en este enlace.

La acción transcurre en una época convulsa e intrigante con personajes históricos contrastados engarzados con personajes de ficción para conseguir un armazón redondo para el relato. Una época crítica la relatada que comprende los años que van desde la muerte de Isabel la Católica en 1504 hasta el advenimiento como emperador de su nieto Carlos, primero o quinto, como emperador del Sacro Imperio romano Germánico. Una época bien documentada históricamente aunque con algunos episodios «oscuros» que el autor interpreta utilizando su principal personaje de ficción, el médico converso Pedro Losantos y su familia, amenazados por la sombra de la Inquisición por su pasado judío y que se ve obligado a cometer ciertas acciones que no tienen nada que ver con su oficio y algunas de ellas en contra de su voluntad y de su juramento hipocrático, con referencia a similares procedimientos utilizados en una época anterior con Alfonso o Enrique IV, hermano y hermanastro respectivamente de la reina Isabel la Católica. El Católico intenta por todos los medios seguir gobernando Castilla al tiempo que mediante su enlace con la francesa Germana de Foix intenta conseguir un heredero, masculino, para el trono de Aragón, lo que hubiera supuesto el desmembramiento de lo que se conoce como España desde aquella época y que no era otra cosa que una juntura de reinos, condados y regiones. Muerto Felipe el Hermoso por procedimientos de ficción en la novela pero perfectamente plausibles en la época y encerrada en un castillo prisión la reina Juana, Fernando el Católico, hasta su muerte en 1516 y posteriormente el Cardenal Cisneros preservan el trono de Castilla hasta la llegada de Carlos, hijo de la verdadera reina que lo fue aunque recluida hasta su muerte en 1554 y que supuso el final de la dinastía «Trastámara que no Trastamara» y la instauración de la conocida como «Los Austrias», que rigieron durante doscientos años los destinos de España.

Al final del libro, como es costumbre en este autor, se relacionan hechos y personajes reales, ficticios y una abundante bibliografía. Para los que hayan visto las series de televisión «Isabel» y «Carlos», de reciente emisión, este libro es un adecuado complemento a este disfrute de los sentidos que permite recordar estos años de la historia de una forma amena y educativa. 800 Páginas y 219.000 vocablos de entretenida lectura llenos de rigor histórico como es costumbre en este autor, inclusive en la muy cuidada psicología de los personajes de ficción construidos para brindarnos un relato armonioso sumamente atrayente al lector que guste de este tipo de género y que deja la puerta abierta a una futura continuación ya insinuada que relate los devenires de Carlos I de España y V de Alemania cuya leyenda presenta también numerosos vericuetos.

martes, 7 de junio de 2016

La mejor oferta, de Giuseppe Tornatore

@GTornatorefilms Giuseppe Tornatore nació en Bagheria (Sicilia) en 1956. Aficionado a la fotografía desde muy pequeño y tras unos escarceos en el mundo del teatro y la televisión, estrenó su primera película, «El profesor», en 1986, aunque su fama mundial le llegó en 1988 con «Cinema Paradiso», con guion escrito por el mismo y música de Ennio Morricone, con la que obtuvo un Óscar de Hollywood a la mejor película extranjera. Ha seguido dirigiendo más películas con desigual éxito pero en todo caso es una referencia del cine italiano actual. Su faceta de guionista y escritor le llevo a publicar este libro, «La mejor oferta», cuya película del mismo título fue protagonizada por Geoffrey Rush en 2013 y que merece la pena visualizar, eso sí, después de leer el libro; aunque se conozca el final la ambientación está muy cuidada y sigue con gran fidelidad lo escrito.

Virgil Oldman, protagonista masculino de la novela, es un sesentón, experto anticuario y contrastado subastador a nivel europeo, muy peculiar en su vida personal, posiblemente algo misógino, al que no se le conoce relación alguna con mujeres y con algunas manías entre las que figuran el no tener teléfono móvil, llevar sus manos siempre enguantadas —posee cientos de pares que no se quita nunca ni en verano ni en invierno— y de cenar solo en ciertos restaurantes en los que dispone de su propia vajilla y cubertería personal. El día de su sesenta y tres cumpleaños atiende directamente en el teléfono de su oficina a una mujer, Claire Ibbetson, que requiere sus servicios para valorar y vender objetos de arte de la casa de sus padres, que han fallecido. Aunque Virgil no atiende personalmente este tipo de trabajos, Claire le logra convencer pero le da rotundos plantones en sus primeras citas, en un caserón destartalado y al parecer abandonado. Claire lleva años sin salir de la casa y sin dejarse ver por nadie por una agorafobia que arrastra desde niña. Cuidado por un mayordomo o portero algo enigmático que al final confiesa a Virgil no haber visto nunca a la señorita en persona. Virgil gusta de visitar un taller algo destartalado y caótico regentado por el joven Robert Larkin al que coge cierto cariño y le hace partícipe de algunas de sus cuitas, entre ellas la reconstrucción de unos engranajes mecánicos encontrados tirados en el sótano de la casa, que resultan ser piezas de un autómata de Jacques de Vaucanson, ingeniero e inventor francés del siglo XVIII creador de artificios mecánicos y lo que podría considerarse el primer robot de la historia.
Otro personaje a resaltar es Billy Whistler, un pintor sin fama que colabora secretamente con Virgil, dedicándose a asistir a sus subastas y adquirir, escamotear, unos cuadros especiales para él, no siempre valiosos pero con una característica especial: son siempre retratos de mujeres que miran directamente a los ojos de los que los contemplan estén en la posición que estén con respecto al cuadro. Virgil dispone en su casa de una gran sala blindada a la que solo accede él y en cuyas paredes están colgada esta inestimable colección de cuadros y a la que se retira por las noches para estar con «sus mujeres» en un momento muy especial antes de acostarse.
A medida que se van prodigando las visitas por motivos profesionales al caserón, va creciendo el interés del anticuario por conocer a la joven, consiguiendo averiguar que vive permanentemente en la casa y con la que consigue hablar a través de un trampantojo oculto en una de las paredes. Mediante engaño, consigue hacer creer a la joven que se ha marchado y verla oculto cuando sale de su escondite. Nace ahí una pasión que va in crescendo, llegando a interesarse personalmente por ella y viviendo situaciones que trastocan de forma profunda su cuidada vida hasta hacerse con un teléfono móvil, cometer errores en su profesión y encariñarse con la joven, llegando a mostrarla su habitación oculta. Las situaciones se suceden en el trasfondo de las relaciones entre subastador y la joven, inclusive con su confidente del taller y su prometida a los que pide al que le pide ayuda en temas amorosos hasta llegar a un desenlace presumiblemente inesperado para el lector.

En palabras del propio autor, se trata de una «historia de amor contada como un thriller, pero sin muertos ni investigadores». No se puede conseguir una historia más redonda en este librito de noventa y seis páginas cuyos trece mil quinientos vocablos se devoran en poco más de una hora. He disfrutado con una segunda relectura de este relato sin concesiones rebuscadas y muy logrado, en capítulos cortos, con un manejo del suspense que va in crescendo a medida que avanza y que logra hacer confluir los dos mundos muy distantes de un anticuario culto y una joven agorafóbica para llevarnos a la explosión final que sin duda sorprende. Una vez más se demuestra que el amor, o al menos el ensimismamiento, es capaz de derribar sólidos andamios construidos a lo largo de toda una vida y destartalar las concepciones más profundamente arraigadas en las personas.
El autor es director de cine y con el fin de preparar un guion cinematográfico escribió estas páginas cuasi telegráficas que han visto la luz en forma de novela gracias a la insistencia de un amigo editor. Un deleite, libro y película muy recomendables en los que por una vez la lectura del libro nos llevará menos tiempo que el visionado del film, del que dicen los entendidos que hay que ver en versión original para disfrutar de los diálogos. No dejen de asomarse a este libro y a esta película: no les defraudarán.


miércoles, 1 de junio de 2016

Donde los escorpiones, saga BEVILACQUA Y CHAMORRO, de Lorenzo Silva

@VilaSilva La biografía y datos de Lorenzo Silva ya han sido comentados en varias ocasiones en este blog con motivo de las reseñas aparecidas de algunos de los libros de su extensa biografía: animamos al lector a usar el buscador para acceder a ellas. Este libro vio la luz ayer 31 de mayo de 2016 y la magia del mundo digital permite tenerlo al instante en un lector para proceder a devorarlo. En un precio contenido por debajo de los diez euros como compromiso de este autor que asume el mundo de lo digital en el tema de los libros aunque no deje de manifestar, como es lógico, su oposición a los enemigos de lo ajeno en este mundillo. Dos años exactos han pasado desde la anterior entrega con las andanzas de los dos simpáticos picoletos Rubén y Virginia, más conocidos por sus apellidos Bevilacqua y Chamorro, que ya fue referida en este blog en esta entrada. Un libro más que añadir a la larga serie de publicaciones de este prolífico autor, que intercaló el año pasado el muy recomendable «Música para feos». Por otro lado, quiero aprovechar para lanzar la recomendación de mi preferido de este autor cual es «La sustancia interior» que cumple veinte años de su publicación y del que podemos ver una referencia en el propio blog del autor.

Tras un pequeño affaire en los inicios del relato en el que nuestros dos protagonistas se ocupan de una redada en temas de droga en La Cañada, sitio de cierto renombre famoso en los arrabales de Madrid, son enviados a toda prisa a una base española de Afganistán donde ha muerto degollado un militar en extrañas circunstancias. Vila y Chamorro, acompañados de Arnau y Salgado, se ven sometidos a las diferentes formas de comportamiento en una base militar donde conviven con personal internacional italiano y norteamericano, además de afganos del lugar que colaboran en diversas tareas de la base. Sus pesquisas tienen toda suerte de vicisitudes situacionales, dentro y fuera de la base, teniendo que lidiar con todos los rangos militares posibles y sortear toda clase de trabas. En un momento en que han perdido el norte en la investigación, la ocurrencia de uno de ellos les pone en la pista, dando una solución que estando entre las posibles es la menos inesperada por el lector. De vuelta a Madrid, un pequeño cierre da carpetazo al caso de La Cañada también con otra genialidad inesperada.

En los últimos tiempos el autor adopta para sus relatos un fuerte componente basado en las bases militares en territorios alejados. Ya lo hizo en «Y al final, la guerra. La aventura de las tropas españolas en Irak» y «Música para feos» y vuelve a la carga con esta aventura. En un relato ágil y entretenido, las ocurrencias de los protagonistas bien entre ellos mismos o con sus «compañeros» militares son una fuente de entretenimiento para el lector al que los algo más de cien mil vocablos de la edición electrónica se le pasan en un santiamén de lectura placentera. El conocimiento de entresijos de una base militar hará las delicias de los más aficionados a temas militares y traerá sus recuerdos a aquellos que pasamos en sus tiempos por la famosa MILI. No hay novedades dignas de resaltar en lo que es una entrega más de esta simpática saga, con hechos cargados de verosimilitud, personajes muy humanos y perfectamente actuales como ya nos tiene acostumbrados el autor en sus últimos tiempos. No se puede disfrutar más por tan poco dinero, aunque tanto me ha enganchado la lectura que en el día me he merendado el libro. Habrá que leerlo dentro de un tiempo más pausadamente para volverlo a disfrutar.